Un futuro incierto, por Eduardo Rubio Aliaga

Porque ninguna voz sobra

El frío de la soledad