Salones Epilogo

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️

Curioseando en la red me encuentro con un post en el que vienen todos los premios Pulitzer de fotografía, imágenes que están grabadas en la memoria colectiva, y que representan mejor que cualquier otra antología la síntesis de la historia de la humanidad de los últimos setenta años.

Todas y cada una de ellas resultan escalofriantes, y lo que quizá las distinga por encima de las demás es simplemente la descontextualización de las escenas. Siempre he admirado a los fotógrafos que son capaces de contar mucho más allá de lo que se puede ver en la propia escena fotografiada. Evidentemente es una cuestión de estar en el momento preciso y en el lugar apropiado, pero hay mucho más, y en realidad es un compendio de conocimientos técnicos: el encuadre, la luz, la apertura del diafragma, etc.pulitzer Manu Bravo



Curiosamente casi todas las fotografías, son en blanco y negro, a excepción de la que acompaña este artículo, incluso en la era digital actual. Este hecho tiene su explicación: los fotógrafos son corresponsales de periódicos y agencias de noticias, por lo que las fotografías se editarán en los diarios que como todos sabemos son en B/N. No sólo eso, también hay que recordar que hasta la aparición de la fotografía digital la tecnología en color era costosa y complicada para un corresponsal de guerra que tenía que improvisar el laboratorio de revelado en cualquier trinchera. Con el tiempo se llegó a la conclusión de que la fotografía en blanco y negro tenía un valor estético añadido en dramatismo y expresión.

Para mí hay una de ellas particularmente dramática: Un oficial del ejército de Vietnam del Sur ejecuta a un presunto miembro del Vietcom en plena calle de Saigón de un tiro en la sien. Esta escena la vi en televisión siendo yo un niño de 8 ó 9 años, y fue el objeto de mis pesadillas durante mucho tiempo. Otra muy famosa es la de una niña desnuda corriendo junto a su familia huyendo de los bombardeos de Napalm, también en Vietnam.


Advertisement

Estas dos escenas fueron determinantes para movilizar a la opinión pública mundial en contra de la guerra del Vietnam en los años 60, y son el ejemplo de cómo una imagen puede hacer mucho más que mil proclamas para concienciar a la gente.

El resto de las fotos están localizadas en su mayoría en distintos conflictos (2ª guerra mundial, Corea, sudáfrica, Nigeria, Camboya, Palestina, Irán, Siria, etc.) y son la crónica macabra de la latente maldad del ser humano. El ancestral espíritu tribal, unido a la explotación y la miseria, llevan a los humanos en cada rincón del planeta a cargar con violencia contra sus semejantes, semejantes que en muchos casos son simples víctimas como ellos del propio sistema, Es ese espíritu tribal el que aprovechan los poderosos para defender sus interese específicos, intereses económicos en su mayoría, que rellenan de una carga ideológica que casi nunca existe.

Ayto Tomelloso – Tomelloso Comercial

También hay una imagen de un bombero rescatando a una niña de un incendio, quizá sea esta imagen, igual de dramática que las demás, una especie de semilla de esperanza, un canto a la oportunidad del “homo sapiens” de poder redimirse. La imagen es la de un bombero, una persona individual, como si la bondad estuviera en el individuo y el mal en el colectivo, si supiéramos invertir los datos de esta ecuación habríamos resuelto el problema.

La foto que acompaña este artículo es la última premiada: Un padre sirio recoge el cadáver de su hijo en medio del conflicto que asola ese país actualmente. La fotografía es del fotógrafo español Manu Brabo.

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️


EUROCAJA RURAL PIE


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here