14-abril

De Belorado a Agés.

Despertado por una extrajera molesta con sus ronquidos, Antonio envía la mochila a la siguiente etapa. Por la pierna. Un atinar.

El por qué del Camino: un viaje sin fecha de regreso, sin comodidades ni tecnología, austero, integrado en la naturaleza… O tal vez, la fascinación por el NORTE y los pueblos como Agés.

Con un boli nuevo, Antonio regresa desde el día siguiente, viernes de dolores, para contarnos el jueves en Agés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here