CONSERMANCHA
Tanatorio Virgen de las Viñas
CONSERMANCHA

El campo de las estrellas: de Hospital de Órbigo  a Astorga

Hace frío, a pesar de la procesión del Resucitado. Antonio dibuja el palacio diseñado por Gaudí, compra mantecadas, toma café, charla y cena sardinas de lata.

El campo de las estrellas: de León a Hospital de Órbigo

Desayuno gratis. Las plantas de los pies duelen desde el principio. La mochila pesa. Por la carga real y prosáica. No está el día para poéticos y etéreos recuerdos en el zurrón

El campo de las estrellas: De Mansilla a León

En la Plaza de la Catedral, Antonio no puede contener las lágrimas por lo que ve

El campo de las estrellas: de Burgo Ranero a Mansilla de las Mulas

Jueves Santo. La tarde y la noche anteriores ha estado lloviendo. tres ampollas nuevas. Lo mal que se escribe tumbado y con una linterna en la cabeza. Pablo dice que no pasa de León:

El campo de las estrellas: de Terradillo de los Templarios a Burgo Ranero

Caminando tres horas bajo la lluvia, a Antonio se le ha metido el agua hasta en los bolsillos. Trece kilómetros como fantasmas, sombras jorobadas de colores casi imperceptibles

El campo de las estrellas: de Carrión a Terradillos

De Carrión a Terradillos. Esta noche ha llovido (mañana hay barro), pero solo ha sido un matapolvos. Diecisiete kilómetros, feos, aburridos, vacíos, sin nada...y empieza a chispear.

El campo de las estrellas: de Frómista a Carrión de los Condes

De Frómista a Carrión de los Condes. Siempre hacía el oeste.

El campo de las estrellas: De Hontanás a Frómista

Un Domingo de Ramos, a las seis de la mañana y en un pueblo de 150 habitantes. Eso también es el Camino. La tierra que atraviesan es caliza, yerma... apenas dará cosecha este verano. Pasan junto a las ruinas del convento de San Antón. En Castrojeriz la sombra es alargada. Curzando el puente de Fitero ya están en Palencia

El campo de las estrellas: De Burgos a Hontanás

De Burgos a Hontanás. Tras una buena noche, a madrugar, saliendo de Burgos sin salir el sol. Bien pero sin euforia. Desayuno en Tardajos. Pasan más ciclistas que otros días. Antonio adelanta a varios peregrinos: —¡Buen camino! Antonio piensa en la Semana Santa, en los suyos, en los trigales... En Hontanás siesta. Se está bien.  

El campo de las estrellas: de Agés a Burgos

La jornada empieza con buenas sensaciones. El frío es intenso al paso por Atapuerca. La entrada de Burgos es sosa. Las luengas barbas del Cid no impiden que haya que lavar la ropa. «De todas formas, pienso que al Camino hay que venir preparado» Adiós a Julio.