Con motivo del Día Internacional del Voluntariado, Fundación Ceres formó ayer a 18 personas en voluntariado social. Apostando de nuevo por la incorporación de personas al programa y promoviendo los valores que lo caracterizan, como la solidaridad,
responsabilidad, constancia, respeto, altruismo y solidaridad, que contribuyen a la formación de una sociedad mejor y más justa. Además, han ofrecido los contenidos que deben conocer como personas voluntarias, así como las áreas de intervención de las que pueden formar parte como futuros voluntarios y voluntarias.

Desde la Fundación se ha querido promover el autoconcepto y conocimiento previo de las propias destrezas y habilidades sociales con las que cuentan las personas voluntarias, con un preconocimiento personal del grupo, incluyendo el aprendizaje del concepto de voluntariado y sin olvidar la importancia de esos valores, destrezas y capacidades que las personas poseen y trasmitirán con las personas con las que en un futuro se trabajará.



Es imprescindible fomentar y ayudar al equipo a sentirse pertenecido al grupo, cuyo objetivo es visualizar la importancia que tiene la acción social para poder promover entornos sostenibles, capaces de organizarse y gestionar conflictos o problemas socioculturales. Además, desde la Fundación han querido mencionar la gran actitud que se ha mostrado durante el curso, compromiso, solidaridad y trabajo.

«Sin tu esfuerzo y sin tu tiempo, nada de esto hubiera sido posible», afirman en nota de prensa, y para ello es necesario transformar la realidad a través de acciones voluntarias que cuiden, protejan y salvaguarden la dignidad, el derecho y la libertad de las personas humanas que conformamos Tomelloso.



«Lucharemos por una vida más justa, más comprometida hacía el cambio, la ayuda y la cooperación, sin tu motivación y sin tu compromiso, la persona que en un futuro pensamos que podría necesitar nuestra ayuda, podrías ser tú mismo o misma», han añadido.

CERES ha querido agradecer enormemente la colaboración íntegra de todas esas personas que han dedicado el día de ayer a crear un nuevo espacio con el que mañana se pueda ejercer un nuevo escenario de intervención, respondiendo a las necesidades
básicas de la vida diaria, como son la autonomía, integridad, identidad personal y la integración de las personas con su entorno más próximo.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre