Se acercan las fechas navideñas y Antonio Ligero, belenista tomellosero, nos ha abierto las puertas de su casa a enTomelloso.com para enseñarnos cómo lo ha diseñado este año.

Con cerca de 20 piezas, Antonio ha creado su belén inspirándose en la Cueva de San Francisco, de manera que en la parte trasera puede observarse un fondo que simula la entrada a una cueva. Un pueblo en la lejanía y una entrada a la gruta dan pie a las principales piezas del belén.



Como no puede ser de otra manera, el espíritu de Tomelloso se cuela en el diseño, ya que tiene un rincón dedicado a la vendimia. Además, cuenta con figuras nuevas creadas por diferentes artistas, entre las que se encuentran tres Reyes Magos pintados en Tomelloso y un ángel conseguido en Alcázar de San Juan. Tampoco podía faltar una ermita con San Francisco de Asís, el patrón de los belenistas.

Este año, el belén de Antonio adquiere un tono especial, y es que ha dedicado un rincón del montaje a homenajear a los fallecidos por la pandemia, zona en la que se pueden observar un grupo de personas mayores jugando con niños y una silla vacía en recuerdo de los que ya no están. Además, nos recuerda Antonio que el pasado 1 de enero fallecía el presidente de la Federación Española de Belenistas, por lo que ha incluido una rosa blanca en la cuna del nacimiento en su memoria.

«La tradición no se pierde en casa», ha expresado Antonio, quien lleva 27 años preservando el arte de los belenes. Con tan solo 8 años comenzaba su interés por esta tradición que viene de familia, pues su abuela ya montaba belenes antiguamente. De hecho, el nacimiento del belén de Antonio perteneció a su abuela, y a día de hoy conserva un belén mucho más antiguo hecho por ella.



Como miembro de la Asociación Belenista Corazón de la Mancha, de Alcázar de San Juan, nuestro paisano ha logrado participar en los belenes de Alcázar y de Herencia, unas obras que invita a visitar. Y es que, aunque estas Navidades tengan un tono diferente, hay algo que no cambia, y es la posibilidad de disfrutar del arte y la imaginación de los belenes, que siempre esconden pequeñas sorpresas dignas de admirar.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre