Cada diciembre, junto con Jesús Benito, visitamos la casa de Antonio Ligero, un joven de 35 años, tomellosero y amante del belenismo. Desde un mes antes, un servidor empieza a preguntar que como va el Belén de Antonio, pues este artista, suele comenzar con su “faena” a finales de octubre o comienzos de noviembre.

Antonio, es un amante del belenismo desde que tenía 8 años, y pertenece al colectivo de belenistas «Corazón de la Mancha”. Cuando uno entra a su casa, se da cuenta de que no hay árbol de navidad, si no que hay 3 Belenes. No uno, ni dos, 3. Y aquí es donde uno se para a pensar en qué momento empezó lo de poner los árboles de navidad, etc.

Antonio, nos recibe, como a usted si quiere visitar su Belén, con música navideña y ganas de contar lo que ha estado preparando este año, un Belén Marinero. Le preguntamos al belenista que por qué, un belén marinero, y nos contó que le llamaba mucho la atención este tipo de belenes que desde siempre se hacen en el mediterráneo y que además este año estuvo en Benidorm, y una compañera Belenista, Juana, le enseño alguna técnica para este tipo de Belenes. Nosotros imaginamos, que Antonio estaba pensado sin decirlo en aquello del “pescador de almas”.

El Belén de Antonio este hecho en diorama, lo que implica que cada escena hay que verla desde una abertura en el propio belén, lo que hace que en una creación que no es gigante de algo menos de 30 figuras, cuente con escenas que uno realmente se queda asombrado.

Los materiales de un belén

Antonio, nos comenta como lo ha hecho su Belén Marinero: “poliespán para las rocas; cinta de carrocero para hacer las hojas de las palmeras; plastilina para determinadas figuras (hemos grabado un micro video sobre cómo hacer una paloma, y lo flipamos); o ese corcho de las bandejas de embutido del Mercadona”. Un belén con Antonio es poner la economía circular y el reciclaje en marcha.

Las escenas

No vamos a contar las escenas, porque nos gustaría que vayáis a verlo, pero un hermoso nacimiento, un hermoso mar hecho con mimo y esmero con barca incluida. Detalles no le faltan, desde los pescados frescos, el bacalao secándose, los espetos haciéndose a la brasa con humo incluido. Y así un sinfín de diálogos entre figuras y piezas. Para entender este Belén hay que pararse a mirar por que cada centímetro esconde algo.

Enseñar a hacer Belenes: masterclass el sábado en Tomelloso

Antonio, esta empeñado en que el Belén no muera en Tomelloso, y se dedica a ello. Este sábado ha organizado una masterclass en Tomelloso. Belenistas con los que colabora de Alcázar, Herencia y otras localidades visitarán Tomelloso y han compartido sus experiencias. Y es que Antonio, colabora con diversas personas para montar belenes que sean visitables en Herencia o Alcázar.

En busca del ratón, un juego para que los niños amen el belenismo

Antonio, sabe que el Belenismo y el futuro de los belenes en Tomelloso, pasa por que los niños se aficionen a ello. Y por eso y otras razones su belén tiene un juego. Si uno va a Salamanca, se dedica a buscar las ranas en la fachada monumental de tan famoso lugar, en el Belén de Antonio, hay que buscar un ratón, y es un entretenimiento importante para los niños. Mientras estos buscan el ratón, observan con detenimiento el belén, preguntan por las figuras y las escenas. Los niños que visitan la casa de este tomellosero singular, también se entretienen, por que otro belén que tiene Antonio puesto en su casa, es un belén de playmobil, con el que los muchachejos juegan, y de paso van cambiando de lugar las figuras, nos relata el belenista entre sonrisas: “y de repente de que me doy cuenta, me han cambiado el buey de sitio o el San José, esto es así”.

El tercer belén: “el Belén chiquitín”

Otra novedad, este año, es “el belén chiquitín”, donde en una caja de veinte por diez, este artesano, ha montado un pequeño nacimiento con figuras de cinco centímetros, que esta siendo la sensación de vecinos y conocidos, de hecho, Antonio nos cuenta que: “varias personas me han pedido que les haga uno, porque es algo recogido y bonito”. Este belén chiquitín, la verdad que nos ha gustado porque es una forma minimalista y muy hermosa de contar el nacimiento de Jesús. Sin duda un acierto.

El Belén Marinero de Antonio Ligero y la sorpresa

Visitar el belén

Para aquellos tomelloseros que quieran acudir a ver el Belén, Antonio asegura que sus puertas están abiertas, una obra que disfrutan tanto adultos como niños. Además, ha hecho un llamamiento para que aquellos que quieran deshacerse de una pieza de su Belén, se pongan en contacto con él para que pueda arreglarla y conservarla porque, ¿quién sabe?, quizás podría pasar de generación en generación.

Puedes visitar este Belén poniéndote en contacto con Antonio o en la calle Santos Burillo, 12.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí