Muebles 2

Hasta el 17 de agosto la sala CICATO  expone los muebles de la tomellosera Macu Camacho. Desde un sillón tapizado con tela de cebra, a un marco inconmensurable (e incomparable), una mesa de los años 30 que soportó una máquina de coser, una columna de madera o una lámpara tiffany, entre otros muchos objetos, adornan la sala de exposiciones, demostrando que no solo de pintura y fotografía vive el arte.



Macu nos cuenta que fabrica y arregla muebles, a pesar de que “la ebanistería y las mujeres no casan bien”.  Asegura que lleva muchos años dedicándose a esto y que le permite “medio comer”.

Acude a casas vacías, avisada por gente que la conoce, con una furgoneta, a rescatar los muebles: “no consiento que se tiren cosas tan bonitas”. Esta suerte de trinitaria de la belleza trabaja en Madrid y acumula objetos, algunos preciosos. Su experiencia le dice aquellos que son susceptibles de ser arreglados. Además, también fabrica muebles. Nos cuenta que estudió ebanistería, con un maestro antiguo y estricto, incansable en las correcciones, de quien aprendió este arte.



Arregla, fabrica y colecciona, siente en sus manos la creación de esos objetos  usando herramientas de nombres obsoletos y evocadores.

Macu ha traído a su ciudad lo mejor de su trabajo, obras que incluso están ya vendidas, pero que su belleza les hace acreedoras de ser contempladas.





Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre