La calle Don Víctor Peñasco, la arteria principal de nuestra ciudad, luce, desde hace unos días, más espectacular si cabe, y es que las temperaturas de la última semana, y con el añadido, de que en unos días, llega la primavera, ha provocado que, los árboles, a ambos lados de las aceras, hallan florecido, dejando una estampa maravillosamente colorida, y es que la frondosidad en la que se hallan estos árboles del amor (Cercis siliquastrum), sumado a su alineación perfecta, calle arriba, o calle abajo, según se mire, dejan unas vistas maravillosas a paseantes y vehículos que transitan por ella, incluso por algunos tramos, como este de la fotografía, parece que vas andando, salvando las distancias, por un túnel de flores.

El “Cercis siliquastrum” o árbol del amor, para los amigos, también es conocido como árbol de Judea o árbol de Judas. Como ven, cuenta con unos apodos que no resultan indiferentes.



Según los expertos en la materia, este árbol dispara el colorido de nuestros parques y jardines, siendo de los más madrugadores en florecer, más tarde, las hojas acorazonadas harán acto de presencia entre las flores de tonos rosas y blancos, si a eso se le añade que no necesita de unos cuidados excesivos, entenderán porqué anda tan expandido por muchos pueblos y ciudades de nuestro entorno. Prueba de ello son las redes sociales, por ejemplo, Instagram en el que estos días, muchas de las fotos subidas tienen como protagonista al «árbol de Judas».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre