Salones Epilogo

Pona 1

Gracias al buen hacer de la Asociación Alto Guadiana  este sábado tuvimos la suerte de asistir a uno de esos actos que no se olvidan: el emotivo homenaje a José Luis Albiñana que organizó ese colectivo. Fue en el salón de actos de la Biblioteca “Francisco García Pavón”. Allí no cabía un alfiler, nadie se quiso perder el reconocimiento a Pona haciendo verdad lo que nos contó hace pocos días, que siempre le ha hecho feliz sentirse querido por sus paisanos. Él quiso corresponder a la afición, al final del homenaje dijo “sin todos vosotros yo aquí no pintaba nada”.


Bodegas Verum

Hubo de todo: recuerdos, lágrimas, risas (muchas), alegrías y, sobre todo, quedó patente la bonhomía de José Luis Albiñana; Pona es un tipo honrado, de los pocos que son capaces a enfrentarse a una vida de más de 85 años mirando al pasado a los ojos, con satisfacción, sin rencor ni remordimientos. Es una buena persona: sus lágrimas lo delataron.

Pona 2


DipuCR – Sabores del Quijote

Lógicamente hizo gala de su memoria. Es, como hemos dicho en otras ocasiones, la memoria viva de Tomelloso y el sábado quedó claro. Lo recuerda todo, se nos antojó en ocasiones el célebre personaje de Borges Funes el memorioso,  aquel que “comenzó a ser capaz de recordar todo objeto y todo fenómeno con una memoria prodigiosa y detallada, cualquiera que fuese su antigüedad”.  Y, por supuesto,  hizo gala de su verborrea. José Luis tiene un verbo inquebrantable, apabullante, inconmensurable… Habla y habla y habla, parece que ese sea su estado natural: no se calla ni debajo del agua.

La primera parte del acto estuvo a cargo de Isidro Sánchez Sánchez, Profesor Colaborador Honorifico de la Universidad de Castilla la Mancha, con la conferencia “Historia de las publicaciones periódicas tomelloseras (1903-2016)”. En la segunda parte representantes de distintos medios de comunicación e invitados cercanos a Pona preguntaron distintas cuestiones al homenajeado.


Hidymec

Los compañeros de Pona le preguntaron por todo y él respondió con soltura. Que mandaba las crónicas por autobús o por teléfono, la importancia de Lola, su mujer, que la radio ha sido su medio preferido, que la juventud que luchaba en Tomelloso contra el franquismo agonizante era sana “no como ahora”. Se queda con todo lo de su profesión, dijo, menos con su época de “El Caso”. Contó jugosas anécdotas, como cuando llego a no ser banderillero y gloriosas trasmisiones deportivas que figuran en los anales de la radiodifusión tomellosera.  También contó que fue capaz de compaginar periodismo y política. Y, por supuesto, aseguró que como Tomelloso no hay nada, de hecho “los tomelloseros somos de otra casta”.

Pona 4


DipuCR – Sabores del Quijote

Otro momento emotivo  (uno más) fue cuando intervinieron los representantes de las familias de sus eternos amigos: Naranjo, Pastrana (o Valentín) y Osuna. Rememoraron emotivas anécdotas de un pasado feliz, como la productora “Naranjo Film’s” que saco la película “Naranjo, Pastrana y Pona, de excursión una mañana”.

El homenaje a José Luis Albiñana acabó con una suerte de “Esta es su vida” donde el presentador y presidente de la Asociación Alto Guadiana hizo un repaso fotográfico por los 88 años de Pona. Y como no pudo ser de otra forma, el homenajeado comentó con denuedo todo lo que pudo.



Historia de las publicaciones periódicas tomelloseras

Isidro Sánchez pronunció una entretenida y brillante conferencia sobre las publicaciones periódicas de Tomelloso. Comenzó, como no podía ser de otra forma, refiriéndose al homenajeado, a su labor periodística y señalando en un pasaje de su intervención que la pregunta no es ¿dónde ha estado Pona? sino, ¿dónde no ha estado Pona?  Para  el conferenciante la prensa se ha olvidado de la vida cotidiana, algo que hace José Luis Albiñana en “Mi columna” en El Periódico.



Continúo con la idea expresada por Melchor Fernández Almagro y recogida y repetida por García Pavón de Tomelloso  como Atenas manchega, sustentándola en ocho personajes. El Obrero, Francisco Carretero, López Torres, García Pavón, Eladio Cabañero, Antonio López, Félix Grande y Dionisio Cañas, soportan ese concepto de la Atenas de La Mancha, haciendo que se corresponda con la realidad.

Pona 3


DipuCR – Sabores del Quijote

El profesor Sánchez repaso las publicaciones periódicas (editadas en papel) de la ciudad de Tomelloso. Comenzó con “El Porvenir de 1905”, la primera de la que se tenía referencia o, al menos, un ejemplar. “Tiempo y Hogar” semanal editado por el obispado que estuvo en la calle hasta 1960. En el año 1919 proliferó en nuestra ciudad la fundación y consiguiente edición de periódicos: “El Ciudadano”, “La Verdad”, “Regeneración” e “Hidalguía”. La segunda república también trajo una profusión de publicaciones. Así en 1931 ve la luz “La Opinión”; en 1932 sale a la calle “Jupiter” y “El Defensor”; en 1934 lo hace “Cruz Roja Española”; “La Voz del Pueblo” es la última de estas publicaciones aparecida en 1937. La prolija charla de Sánchez continuo con la posguerra y ya en 1940 vio la luz “Independencia” que continúo hasta 1963; “Justicia y Caridad” (1951), “Albores de Espíritu” (1946-1949), Tomelloso en la Feria y en 1958 y editándose hasta 1963 aparece “Luz de Tomelloso”.

En 1964 vieron la luz “Voz de Tomelloso” y “Andar”. En 1976 nace el decano de los medios de comunicación de Tomelloso en la actualidad “Cuadernos Manchegos”, cabecera que aún sigue editándose. La revista “Pasos” vio la luz en 1982 y todavía sigue en  kioscos. En 1992 se crea “El Periódico del Común de La Mancha”, un quincenal que sigue fiel a su cita. Hace pocas semanas veía la luz la última de las publicaciones periódicas de la ciudad, “La Estación”, editada por la asociación AAFTA.

Como decimos, una noche de las que no se olvidan.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here