Guateque

A menos de una semana para el IX Guateque de los 60 y 70 que organiza la peña Los Canuthi y el Ayuntamiento de Tomelloso se trabaja a un ritmo vertiginoso para que el próximo 6 de agosto vuelva a ser todo un éxito. Los miembros de la peña, tras las dudas sobre la celebración, afortunadamente dejadas atrás, están volcados en su organización y confían en una masiva respuesta del público para que el Guateque vuelva a ser la fiesta del verano en Tomelloso.



Las entradas han bajado de precio para esta edición, se venden a 6 euros. El ambiente del Guateque se empezará a vivir desde las nueve de la mañana con la concentración de vehículos clásicos. Los jardines del parque abrirán sus puertas a las 11 de la noche de ese sábado 6 de agosto, marcado por muchos en el calendario. Marcos Galván será el encargado de poner la música y se sortearán cuatro premios de 400 euros y un viaje a Mallorca de cinco días para dos personas.

Charlamos con Lorenzo Navarro, portavoz de la peña, quien destacó la ilusión con la que la Los Canuthi afrontan esta novena edición del Guateque. Se trata, explicaba Loren, «de darle continuidad a un evento que desde su nacimiento se creó con el objeto de proporcionar diversión y que tiene todos los condicionantes para reunir, de nuevo, a miles de personas para vivir una noche mágica en el parque de Tomelloso».  En ese sentido, el portavoz de Los Canuthi, animó a la gente a que esa noche «se desinhiba y los mayores recuperen la alegría de la juventud, los jóvenes disfruten, que en una noche se entremézclen la diversión, la alegría y el buen ambiente». Con el Guateque de los 60 y 70 «Tomelloso volverá a ser referente a nivel regional y nacional en una fiesta que reúne a todas las clases sociales y generaciones». Lorenzo Navarro aseguró que «el Guateque tiene todas las condiciones para seguir siendo la fiesta del verano en Tomelloso».



Gracias a Los Canuthi, y en los últimos ocho años, parece que Tomelloso se meta en el túnel de tiempo y regreses a los felices años de los yeyés, las melenas, las patillas y las flores. La gente se disfraza, hay vehículos antiguos, en definitiva, la ciudad se convierte en una inmensa fiesta. Lorenzo Navarro aseguraba que la peña solo es «el piloto de ese gran avión que es el Guateque», pero si los asientos «no son ocupados por el pueblo, el viaje tiene sentido». A pesar de que la idea surgió de un miembro de la peña «la importancia la tiene la gente de Tomelloso. Ellos son los que se han volcado de una forma potente y desinteresada, como solo saben hacerlo los tomelloseros. Se han sacado vestidos del baúl y se han confeccionado otros nuevos con la estética de aquellos años».  Es por ello, aseveró Navarro que «Tomelloso es referente el primer fin de semana de agosto. Y lo es por una cosa tan sana como es bailar, reunirse y mirarse a la cara de una manera distinta».    

Detrás del Guateque hay un trabajo ímprobo y poco visible, no solo de Los Canuthi. «Se ha volcado el club de Ciclomotores y motos clásicas de Tomelloso. Hay personas que hace un gran trabajo, desinteresado completamente, por lucir los mejores vehículos. Ese movimiento confluye en los jardines del parque». Evidentemente, señalaba Lorenzo Navarro, un evento de estas dimensiones no se organiza de la noche a la mañana «es un trabajo que se ha realizado en estos años. La peña Los Canuthi está al frente de la organización y la coordinación de todo el Guateque. Son muchas cuestiones que se coordinan para que Tomelloso viva una noche de diversión».



Pero es que en el Guateque de los 60 y 70 hay sitio para la diversión, pero también para la solidaridad. «Este año, que como todo el mundo sabe, tuvimos alguna duda de lanzarnos al noveno Guateque, la solidaridad ha sido una de las cuestiones que no han hecho mantenerlo». Así, en esta novena edición «se sigue colaborando con Cáritas». Se ha bajado el precio de las entradas, algo digno de destacar, manifestó Navarro «en un espectáculo que reúne a más de 2.000 personas».

Los Canuthi presumen que en ocho años uniendo a miles de personas en una fiesta no ha habido ningún incidente «otro factor más para luchar por esta fiesta». Ese aspecto y el la solidaridad son para Navarro las cuestiones a destacar. «Pero necesitamos que la respuesta del público sea como hasta ahora», señalaba Loren.



Lorenzo Navarro acabó animando a tomelloseros y visitantes «a que se vuelvan a ilusionar y se pongan su ropa de los 60 y 70 para volver a disfrutar de una noche mágica en un entorno feliz».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre