El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ha augurado este martes que la pandemia hará que la Semana Santa del año próximo sea «probablemente parecida a la Navidad» y ha confiado en que para el Corpus Christi -a principios de junio- y ya de cara al verano pueda haber «cierta normalidad».

A preguntas de los medios tras presentar las Novenas Jornadas de Pastoral, Cerro Chaves ha deseado que poco a poco «vayamos dando pasos» hacia «la tan deseada normalidad», aunque mientras tanto su trabajo lo va a seguir desarrollando «con cierta normalidad» y continuará yendo a los pueblos, haciendo reuniones con las vicarías y confirmando.



En la Archidiócesis están «como está toda la humanidad y la sociedad: en espera», ha manifestado, pero siempre respetando la normativa sanitaria, cumpliendo con la misión pastoral y con «mucho sentido común» para seguir pensando en la gente, en las iglesias, en cómo ayudar para poder vivir el Evangelio de Jesús.

El arzobispo ha destacado en este punto la labor «magnífica» e «impresionante» de toda la iglesia, tanto sacerdotes, capellanes, residencias, religiosas o laicos, durante este año, que fue el de su llegada a Toledo, donde tomó posesión como arzobispo el 29 de febrero y donde se siente «completamente feliz y contento» pese a la situación «muy atípica, extraordinaria, dolorosa y complicada» que se ha vivido.

No obstante, ha remarcado que pese al confinamiento todas las actividades que estaban programadas «han salido» -ha resaltado especialmente las ordenaciones sacerdotales y el Jubileo de Guadalupe «que está resultando fantásticamente bien»- siempre cumpliendo con las medidas sanitarias y distintas normas.



Preguntado por la afectación económica que ha tenido la pandemia para la Archidiócesis, Cerro Chaves ha confesado que están «en la misma situación» que la sociedad y que les está «afectando muchísimo», aunque sus directrices fueron «que no se perdiese ni un puesto de trabajo», algo que «más o menos se va logrando», aunque muchos sectores de la iglesia han tenido que acudir a ERTEs.

«El objetivo común de la Archidiócesis es que sea sostenible», ha admitido, pero mientras tanto «un gran apoyo lo tenemos en el turismo», que ahora mismo «está prácticamente en situación dramática».

En su opinión, esta pandemia «ha puesto contra la pared a toda la sociedad en el tema económico y en el tema social», por lo que ha deseado que «esto pase cuanto antes» porque «esta situación, mantenerla mucho tiempo, es terrible». «Noto la sociedad muy triste, muy preocupada, con mucho miedo», ha lamentado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre