Salones Epilogo

Un año más los argamasilleros no han faltado a su cita con la máscara callejera o también llamada guarra por la calle La Solana, una de las formas más tradicionales e improvisadas de celebrar el Carnaval y donde todo vale: una toquilla, un trapo o una vieja camiseta con varios agujeros para la cara, una caja de galletas María y por su puesto los socorridos monos azules de trabajo.


Vinicola Inline

Desde hace unos años, el Ayuntamiento está haciendo un esfuerzo por impulsar la participación de los vecinos en el Carnaval y dentro de él la máscara callejera, un trabajo que poco a poco va dando sus frutos como se aprecia con el progresivo aumento de participantes en los últimos años.

Para contrarrestar la mala tarde, de frio y aire, la organización ha sometido a diferentes pruebas a todas las máscaras y ambientado el anárquico desfile con música. Además han repartido tres premios de carácter individual, pareja o trio y al mejor grupo, consistentes en 50, 75 y 120 euros, respectivamente; que han sido concedidos por el público presente y entregados por la concejala de Festejos, Alba Hilario.


AYTO – Tomelandia 2018

Entre los ganadores se encontraba una cabeza loca, una pareja formada por Donald Trump y un mejicano empeñados en construir un muro de ladrillos y un peculiar grupo de flamencos con muchas ganas de fiesta. Pero además los asistentes pudieron ver a Norman Bates de psicosis, dos pasajeros de la montaña rusa, unas abuelas muy hacendosas comiendo pipas y barriendo la calle, equipo de camareros, el misterioso niño enmascarado de El Orfanato, por triplicado; una pareja de curiosos sanadores del aura, así como otros muchos incalificables personajes nacidos de la improvisación.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here