El CEIP José María Del Moral ha viajado a Florencia (Italia) para comenzar la quinta y última movilidad de su proyecto erasmus+ KA101: “Enseñar para crear, estimular para aprender”. 

Con las maletas cargadas de ilusión y ganas de aprender cosas nuevas, el 12 de junio emprendieron su viaje a Florencia para llevar a cabo un curso estructurado de formación en inglés denominado «Integrating creativity and Innovation into teaching». Durante la semana del 13 al 18 de junio, en la Europass Teaching Academy, y con el objetivo de conocer y aplicar métodos creativos, herramientas digitales y soluciones innovadoras en el aula, involucrando a los alumnos en su aprendizaje y desarrollando su pensamiento crítico y creativo. Hean compartido esta experiencia con otros nueve profesores, 3 de Suecia, 1 de Eslovaquia, 1 de Francia, 1 de Polonia, 2 de Alemania y otra profesora de España.

El lunes, 12 de junio, tras una calurosa bienvenida, fue presentado el programa a seguir durante toda la semana y, seguidamente, llevaron a cabo una serie de actividades de presentación para conocerse todos los integrantes del curso. Tras esta actividad, cada país realizó una presentación de su escuela, explicando las características propias de sus sistemas educativos y sus países, pudiendo apreciar las semejanzas y diferencias con el tomellosero. «Fue realmente interesante», han comentado desde el propio centro.

Para terminar la jornada, pusieron en común las aplicaciones y programas TIC que utilizaron en las aulas. Por la tarde, recorrieron los lugares más emblemáticos de Florencia.

La jornada del martes comenzó con una dinámica de grupo en la que interaccionaron todos, mediante el intercambio de parejas, para debatir y profundizar sobre el tema de la creatividad en el aula. Esta dinámica les permitió conocer técnicas y estrategias de organización del aula que favorecen el trabajo creativo del alumnado.

Tras esta dinámica, se presentaron varias herramientas de Collaborative boards, cuyo uso resulta muy interesante para la enseñanza en las clases. Aunque algunas de estas herramientas TIC ya eran conocidas por miembros del centro, aprendieron otros enfoques de uso que los compañeros compartieron.

El miércoles, tercer día de curso, aprendieron cómo aplicar los crucigramas en las clases haciendo una divertida actividad, asociando las letras de sus nombre con palabras que podían definirlos para, después, debatir sobre las diferentes maneras en las que se podían utilizar en las clases. Por ejemplo: divididos por parejas, tomar los nombres de cada uno de ellos, encontrar palabras de la secuencia que puedan asociar con estas letras, hacer una cuadrícula de crucigramas, encontrar la definición de estas palabras, hacer la cuadrícula de crucigramas eliminando todas las letras excepto las letras del nombre original.

Tras estas actividades, les explicaron aplicaciones como Quizlet y Quizizz para gamificar las aulas y hacerlas así más motivadoras para el alumnado. Continuaron conociendo Florencia, adentrándose en sus mercados y disfrutando de una enriquecedora ruta sobre diferentes leyendas de esta ciudad tan fascinante.

Durante la jornada del jueves, les explicaron nuevas aplicaciones digitales para enseñar de forma divertida a los alumnos, como GooseChase, una plataforma en línea que ayuda a realizar «búsquedas del tesoro en el mundo real» (se crean misiones que el alumno debe ir solucionando utilizando, para ello, dispositivos digitales como smartphones o tablets). Ellos mismos, divididos en grupos formados por profesores de distintos países, vivieron la experiencia de esta actividad, teniendo que encontrar diversos lugares y elementos emblemáticos de la ciudad de Florencia a través de pistas recibidas en el móvil. Esto les permitió también interaccionar y mejorar su competencia lingüística en inglés.

En la segunda parte de la jornada realizaron dinámicas para lograr que los niños, a través de la interacción y el juego, consiguieran un aprendizaje significativo. Una de estas actividades consistió en escribir una pregunta en un folio, arrugarlo e ir tirándolo hasta un toque de señal en el que paraban y respondían la pregunta del folio que había tocado.

El último día de curso comenzaron la jornada con un juego de roles y resolución de problemas consistente en colocar en el suelo, en forma de círculo, distintos folios con escenas. Ellos tenían que caminan alrededor de estas y, al oír una señal, detenerse y discutir sobre la imagen. Al terminar esta actividad, debatimos en grupo las diversas adaptaciones que se podían realizar en el aula: ideas previas, juego de rol en grupo, practicar vocabulario, gramática, descansos activos.

Por la tarde, visitaron Montedigiorno y dos bodegas de la región de Chianti. Finalmente, llegaba a su fin el curso de formación y su estancia en esta ciudad. Para el centro, «la experiencia ha sido muy enriquecedora tanto a nivel profesional como personal».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí