El coordinador de Izquierda Unida Castilla-La Mancha, Juan Ramón Crespo, ha explicado en Valdepeñas que no limitar la producción de uva por hectárea beneficia a «los grandes productores, aumenta la necesidad de agua y lleva a un modelo insostenible».

La aprobación de la Ley de la Viña y el Vino ha llevado al coordinador regional de Izquierda Unida a visitar los viñedos de Valdepeñas junto a Alberto Parrilla, candidato de la formación en el municipio, ha informado IU en nota de prensa.

Crespo insiste en que el Gobierno regional «ha dejado pasar la oportunidad» para regular el sector con mayor profundidad elaborando «una ley innovadora» que proteja a los pequeños y medianos agricultores, y que garantice la sostenibilidad de este cultivo.

Por ello, y puesto que son los pequeños y medianos agricultores los que trabajan directamente los viñedos, insta Crespo a «bajar los kilogramos por hectárea, en lugar de primar el beneficio de las grandes explotaciones, limitando los rendimientos de producción de uva por hectárea».

De hecho, dice que los pequeños y medianos productores afirman que, como norma general, la producción debería estar como máximo en 20.000 kgs por hectárea para uva blanca y 18.000 kilogramos por hectárea para uva tinta.

En este punto, aprecia Crespo que «si se hubieran marcado los topes indicados, aparte de la sostenibilidad de las explotaciones al limitar los regadíos, se hubiera mejorado la calidad de la uva propiciando, con ello, una subida de los precios de la misma», siendo los grandes beneficiarios los pequeños y medianos productores.

No en vano, apunta que son «los grandes productores los que superan esas cantidades realizando grandes prospecciones para la captación de agua que destinan al regadío de las viñas, por lo que transforman el cultivo de la vid, que ha sido tradicionalmente de secano, en un cultivo de regadío». «Lo que lo convierte en un modelo insostenible para una tierra seca como la de Castilla-La Mancha, y que por el cambio climático, cada vez lo será más».

Alberto Parrilla, de su parte, ha destacado la importancia de garantizar las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras en la vendimia.

Picazo de Nova / TurboSeguros

Por ello, y con el objetivo de evitar cualquier daño, exige «el cumplimiento de la normativa existente en prevención riesgos laborales» y la puesta a disposición de todos los medios para que las personas que trabajen en la recogida de la uva «mantengan una buena hidratación, se protejan con crema solar y cuenten con el material preciso para su correcta protección». De ahí que haya exigido al Ayuntamiento de la localidad la activación del Dispositivo de Vendimia.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí