Todos los sistemas de seguridad que incorporan los coches son importantes, pero si hay uno que es realmente determinante para evitar un accidente, y sobre todo cuando es inminente, es el sistema de frenado. Por tanto, la comprobación de los frenos del coche es fundamental, no solo para el mantenimiento del vehículo, sino también para la seguridad del conductor y los pasajeros.

En el sistema de frenado de nuestro vehículo hay un elemento muy importante que es el líquido de frenos. Sin él, sería totalmente imposible detener el automóvil. Esto significa comprobar periódicamente el estado de las pastillas y discos, pero también del líquido de frenos y posibles fugas en el circuito hidráulico por el que circula.

Según Coches, el 25% de los coches no pasan la ITV por deficiencias en el sistema de frenado. Los conductores generalmente no se preocupan por la degradación de los discos de freno y las pastillas hasta que sucede algo imprevisto. Según un estudio realizado por Road House, casi todos los conductores españoles afirman que los frenos son los más importantes para la seguridad al volante, pero solo el 13,4% elige personalmente qué componentes del sistema de frenos montan en su vehículo.

En el sistema de frenos del automóvil, el líquido de frenos se encarga de activar cada una de las partes después de que pisamos el pedal del freno.

Cómo saber si es hora de cambiar el líquido de frenos

Con el tiempo, el líquido absorbe la humedad y pierde gradualmente su eficacia y parte de sus propiedades. Este deterioro puede provocar no solo una caída considerable del punto de ebullición, sino también un desgaste prematuro de los cilindros de freno y la corrosión de las líneas del sistema hidráulico.

La primera regla para cambiar el líquido de frenos es seguir las instrucciones del fabricante, ya que cada automóvil tiene un sistema de frenos único, diseñado de acuerdo con las características de un tipo particular de líquido. La segunda regla general es nunca mezclar líquidos de diferente naturaleza, o del mismo tipo, sino de diferentes fabricantes, debido a una posible incompatibilidad de sus aditivos. Utilice siempre el líquido de frenos recomendado por el fabricante del automóvil.

Para comprobar la eficacia del líquido de frenos, consulte con los especialistas de su taller. Medirán su punto de ebullición y el porcentaje de contenido de agua en la composición con la ayuda de probadores especiales.

Es posible que sienta que debe evaluar la calidad del líquido de frenos para detectar los siguientes síntomas: resistencia insuficiente del pedal del freno cuando se presiona; disminución de la eficiencia de frenado; el coche gira de lado y el líquido cambia de color.

Supervisar pastillas de freno

El sitio web de Coches recomienda que si el pedal del freno falla al pisarlo, puede haber una fuga en el circuito de freno o las pastillas de freno pueden estar gastadas. Tendrá que revisar todo el circuito de frenos, asegurarse de que el depósito de líquido de frenos esté en buenas condiciones y quizás reemplazar las pastillas de freno.

Si al pisar el pedal del freno notas que el pedal está demasiado bajo, es posible que el líquido de frenos no esté en su mejor momento y sea necesario sustituirlo. Sin embargo, no siempre es la causa principal. Las pastillas de freno gastadas también aumentan el recorrido del pedal. Si sus frenos hacen ruido al frenar, es muy probable que deba cambiar las pastillas.

Cambiar el líquido de frenos

El cambio del líquido de frenos en vehículos equipados con ABS integral debe confiarse a expertos. En todos los demás casos, puede recargar el sistema de frenos usted mismo. Pero al tratarse de un líquido muy corrosivo y tóxico, es importante que sea manipulado únicamente por un profesional, ya que, además, necesita un proceso muy específico para poder ser desechado y reciclado adecuadamente.

Otras pautas para mantener el sistema de frenado en buen estado son: conducción eficiente, sin frenadas bruscas o prolongadas; controles periódicos de las pastillas de freno; y el buen funcionamiento del indicador de desgaste (es necesario comprobar periódicamente la integridad de sus cables), así como la comprobación visual de la existencia de fugas de líquido de frenos, que se traduce en controles sistemáticos de mangueras y tubos por el líquido circulante.

Información de líquido de frenos de www.recambioscoche.es
información de pastillas de freno de noticias.coches.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here