Tan importante como adoptar una posición de conducción correcta a la hora de tomar la posición del conductor de un coche es el ajuste de los retrovisores laterales, ya que son los encargados de optimizar la visibilidad del conductor en su entorno.

La Dirección General de Tráfico señala que para conducir es obligatorio tener dos de los tres retrovisores que tiene el vehículo en excelente estado: el interior y el exterior izquierdo. Según la ley, es posible conducir con un derecho roto o dañado, pero las autoridades recomiendan que se resuelva lo antes posible.

El motivo de este consejo es sencillo: estos retrovisores están pensados ​​para informarnos de lo que ocurre alrededor del coche durante la conducción, pero sobre todo para eliminar los puntos ciegos. Es el espacio lateral que se produce cuando el vehículo se encuentra en el máximo espacio de visión que tiene un ser humano y en el ángulo que permiten los propios espejos.

Si tiene una buena visión general no solo de la carretera, sino de todo el automóvil, seguramente podrá protegerse de todo tipo de problemas, que a menudo conducen a un desastre. Debe prestar especial atención a la vista trasera ya que debe ser lo suficientemente ancha.

Imagen espejo retrovisor del sitio repuestoscoches24.es

En definitiva, se deben realizar los ajustes correctos de los retrovisores laterales para que el vehículo del conductor no se refleje en ellos, es decir, deben inclinarse un poco más «hacia afuera». De esta forma, el campo de visión lateral y trasero será mayor, complementado con el espejo central que logra cubrir la mayor parte de lo que hay detrás.

Cómo ajustar los espejos retrovisores

Para evitarlos tenemos que ajustar los espejos y tenemos que hacerlo antes de empezar: poner los espejos mientras se conduce es una fuente de distracción. Ajustarlos correctamente nos dará una mejor vista trasera y lateral, contribuyendo a que nuestra conducción sea más segura. ¿Cómo colocar los espejos retrovisores? Escribe a continuación.

Retrovisor interior: debes enfocarlo con la luneta trasera del coche para poder observar lo que pasa detrás del vehículo.

Retrovisores exteriores: ábralos tanto como sea posible hasta que vea la menor parte posible de la carrocería del vehículo.

Para verificar que los ha configurado correctamente, cuando esté conduciendo y un automóvil se acerque a usted por detrás, primero debe mirarlo por el espejo retrovisor. Cuando cambie de carril, desaparecerá de este espejo para aparecer afuera. La clave es que esta transición debe realizarse sin retrasos ni saltos, es decir, la imagen de ese vehículo no debe perderse de vista en ningún momento.

Cabe destacar que los espejos no tienen una vida útil específica, independientemente del tipo de ópticas que incorporen, que pueden ser esféricas, planas o asféricas. Los espejos se reemplazan cuando la caja o el espejo sufre daños mecánicos, debido al desprendimiento de la amalgama o porque sus propiedades reflectantes se han deteriorado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here