Entrevista al pintor Manuel Buendía

0
Salones Epilogo

Francisco Navarro en El Diario Fénix (eldiariofenix.com)

Manuel, Manolo, Manu Buendía es un artista de la cabeza a los pies. Pintor; pero también escultor, diseñador, escritor, cocinero. Hasta político, de andar por casa y arreglar los asuntos de su ciudad, eso sí. Una suerte de manchego renacentista al que las nieves del tiempo han teñido, además, la sien. Es un proactivo usuario de las redes sociales, especialmente el Facebook. Lo conozco de toda la vida, he quedado con él para charlar un rato de pintura, de proyectos culturales, de nuestra ciudad y de lo divino y lo humano.

Manolo Buendía nació en Tomelloso en 1958. Fue alumno de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Complutense; es Técnico Superior de Diseño de Mobiliario por la Escuela Superior de Artes Antonio López de Tomelloso. Ejerció profesionalmente diseñando interiores, especialmente cocinas y baños. Esta actividad le llevó a trabajar para Arguiñano con el diseño de las cocinas de los primeros programas; también con Miguel Bosé, Sabina, Jesús Gil, Miki Molina, Camilo Sesto, jeques árabes y un largo etcétera.

Ha sido becado varias veces en Cursos de Arte de la Fundación Cultural de  la Mancha, teniendo como profesores a Antonio López, Carmen Lafón, López Villaseñor y Lucio Muñoz entre otros.

Vinicola Inline

Quedamos en un local de nueva creación que parece sacado del Soho, uno de esos sitios que son librerías, cafés, salas de exposiciones. Un “espacio multidisciplinar” con suelos de cemento pulido y regido por dueños insultantemente jóvenes y extrañamente enamorados de la cultura como negocio.

Tras los saludos, cuando el fresco de la sala nos ha devuelto a la vida, nos pedimos de beber y nos sentamos en una mesa. Empezamos por el final, haciéndole ver a mi entrevistado mi bisoñez en las lides periodísticas. «Hemos creado una empresa, una cooperativa, Sala Ágora XXI. Hemos alquilado una sala en unos multicines de un centro comercial y pretendemos realizar actividades culturales de todo tipo, cine, teatro, conferencias, exposiciones». Dos veces en menos de cinco minutos me encuentro con la cultura como forma de emprendimiento. «Queremos empezar en septiembre con un festival de cortometrajes, nuestra idea es que sea permanente».

Tomelloso

Como dignos hijos de nuestra ciudad hablamos de ella. Dalí no lo sabía, pero el centro del mundo no está en la Gare de Perpignan, no, está en la Posada de los Portales. «Nuestro proyecto intenta dar rienda suelta a la creatividad de la gente de Tomelloso. Nuestra ciudad produce más artistas que ninguna otra de Castilla La Mancha y cuando digo “Artista”, me refiero a quien dedica su pasión y todas sus energías a crear». Lo piensa «Otra cosa es que pueda triunfar».

La charla avanza y nos detenemos un instante en el individualismo de las gentes de nuestro pueblo. Hablamos de temas profundos como la solidaridad interterritorial. «A nivel reivindicativo, el espíritu individualista de la ciudad se acrecenta, lo que nos interesa o no nos incide directamente lo obviamos». Tomelloso es la población de la región con el mayor número de asociaciones, la mayoría escisiones.

La pintura como profesión

Me interesa saber cómo y cuándo da el salto de artista aficionado a vivir de sus cuadros. Me cuenta que se fue de Tomelloso para ejercer de diseñador de muebles y jardines. «Una vez conseguida la estabilidad económica y laboral, empiezo a relacionarme con pintores, a asistir a exposiciones, a exponer y a frecuentar la bohemia madrileña». La empresa para la que trabaja, OPA mediante, se fusiona con otra del mismo sector, por lo que sobrarán necesariamente trabajadores. Manolo, viendo que iban a despedir a compañeros suyos con cargas familiares se ofrece como chivo expiatorio de aquel aquelarre y lo despiden a él. «En realidad aquello fue la excusa  que necesitaba para cruzar el Rubicón», dice como si no tuviese importancia el gesto.

Buendía ha participado en una quincena de exposiciones colectivas en Aranjuez, Tomelloso, Madrid, Villanueva de los Infantes, entre otras ciudades españolas, también en Bélgica, Holanda, Alemania y Luxemburgo. Individualmente ha colgado sus cuadros en diez exposiciones por toda España.

«Comencé a trabajar para varias galerías. Estuve viviendo en una aldea y pintaba sin descanso. Formé parte de varios colectivos. El trabajo de pintor es muy individual, creo que es necesario juntarte con otros, fundamentalmente para no perder la perspectiva».

El negocio del arte

«Trabajar para las galerías es estar totalmente vendido». Me dice con la vista fija en el bol de frutos secos que nos acaban de poner en la mesa. «Las galerías de arte parece que hacen apuestas arriesgadas, nada más alejado de la realidad. Lo que tenga éxito y se venda te lo harán repetir siempre. Quieren pintores que, con variaciones, pinten eternamente el mismo cuadro».

Me cuenta que se sentía presionado, era como si trabajase de funcionario. Fue un periodo en el que le interesó el clasicismo y después, alejó la figura humana de su obra. Una época fructífera en la que Buendía vendió prácticamente toda su ingente producción artística, pero que no satisfacía a los galeristas. Incido en esa época y en su éxito para que se explaye, pero me da una larga cambiada. «Dejé aquello, salí de aquella espiral; he llegado a trabajar de camarero durante el verano en las ferias para dedicarme a pintar el resto del año y no depender de nadie».

Le inquiero sobre las exposiciones pagadas por los artistas, como las ediciones pagadas por los escritores. «Ese es ahora el negocio de las salas». Dice que hay galerías que viven de la necesidad de alimentar el ego de supuestos pintores a tanto la exposición o el cuadro.

Acuarelas

Manolo pinta acuarelas, «a pesar de lo que digan, la acuarela es la técnica más difícil ya que no se puede rectificar». Este redactor reafirma e incide en la calidad de las acuarelas de Buendía, intentando de nuevo que el artista se solace en sí mismo, pero me vuelve a dar un capotazo y me cuenta cómo llegó a pintar con ese material. Tenía alergia a la trementina.

«Yo creía que el arte, las musas, me producían fiebre, como reacción mística (o algo así) de mi cuerpo ante el trabajo creativo. Pero un día saqué todo del estudio y fui pasando de nuevo las cosas. Una a una. Descubrí que mi mal provenía del aguarrás. Tuve que abandonar el óleo, tras probar con varios elementos, empecé a trabajar con acuarelas que ya conocía de mi época de diseñador».

Redes Sociales

Lógicamente, siendo un servidor el entrevistador no podíamos obviar las redes sociales. «Es curioso, llegué a las redes sociales a través de mi actual pareja, una usuaria recalcitrante. Es extranjera, vive en un pueblo pequeño y remoto y son su contacto con el mundo exterior». Ella le enseñó a usar el Facebook, a subir videos a Youtube y a escuchar música en Spotify. «En Facebook vi un camino, no tanto para mi promoción, como para lanzar mensajes y, sobre todo, compartir con los demás».

Es un convencido del 2.0 «En el siglo XXI y adocenados por la televisión, sin las redes  terminaríamos siendo analfabetos», proclama. Tiene un blog, evanescente, el contenido depende de su ánimo, en él expone su obra «al buen tuntún». Es un cajón de sastre de sus inquietudes. Está contento con su experiencia en el Social Media. Ante la cuestión de la venta de sus cuadros a través de internet, me responde que recibe muchas visitas en el blog, pero que no tiene una estrategia comercial, por lo visto.

Buendía subastó un cuadro suyo a través de Facebook, con gran predicamento. El artista era el cabeza de lista de Izquierda Unida en las últimas elecciones municipales y la subasta del cuadro sirvió para que no tuviesen que financiar la campaña a través de préstamos bancarios. Dice que está dispuesto a donar un cuadro siempre que el motivo merezca la pena.

Ya acabando, le pregunto con desazón sobre la posibilidad de vivir de la creación en exclusiva. Vuelve a bol de los frutos secos, en esta ocasión no solo los mira, sino que también los mueve con el dedo, como eligiendo. Sin levantar la vista del tazón «sí, estoy absolutamente convencido».

Facebook de Manuel Buendía

Blog del artista

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here