Échale la culpa al boogei

Una tarde de domingo, en una de las frecuentes peripecias sociales de este que te escribe, sentido lector, nos encontrábamos de mano armada, tomando combinados en la discoteca que solíamos frecuentar. Con el hijo de un guindilla aparecido en un reciente relato, por cierto. En aquellos juveniles años discotequeros servidor empatizaba con todo quisque, las melopeas eran profundísimas y llenas de amor hacía los semejantes, sin discriminar a nadie por ningún motivo. Todos éramos colegas, unidos férreamente gracias al señor Larios.

Vinicola Inline

El emprendimiento

El poeta piensa mirando al cielo de soslayo mientras saca el labio de abajo, con la boca cerrada, deslizándolo sobre el de arriba. Intenta escribir una oda a un naturalista que enfermó de tisis...

Vinicola Inline

Las hojas muertas

El otoño es peligrosísimo, sobre todo para las cabezas. Éstas, con la caída de la pámpana, se despendolan y no hay quien las sujete. Debe ser algo arc

Tauro Lidia – Corrida Toros Tomelloso

Basilisa y el ataúd del tío Escudos

Basilisa Jareño Clamores estaba empeñada en sacar de pila a algún nieto de su hijo mayor, Jesús Tudela Jareño. La única condición que pusiera, fue que a lo que apadrinase le colocasen su gracia. Su nuera, Antonia Rodríguez López, hacía maniobras para no castigar a ninguno de los vástagos con el nombre de la abuela y que la mujer no notase que le hacían un feo

Virgen de las Viñas

Y llega el otoño

Las hojas de los árboles de la calle Doña Crisanta amarillean. Como en París

Bodegas Verum

La resignación del poeta Morales

Con la resignación propia del aguamanil de una fonda de pueblo, haciendo de tripas corazón

Tauro Lidia – Corrida Toros Tomelloso

La mujer del pañuelo

Aquí me tenéis, laburando tras mi mesa como en un tango. Me gano el pan trabajando para un banco, uno de los de más solera de Tomelloso. En la sucursal de la calle Socuéllamos,...

Bodegas Verum

Marcelo Grande, pintor (crónica de un café), por F. Navarro

El pintor me espera sentado en un taburete del Café de la Glorieta. El Café de la Glorieta, como bien sabes avisado lector, existe, los tableros de las mesas no están hechos con lápidas de tumba, tiene un zócalo de arpillera, etcétera

Virgen de las Viñas

Encuentros con el trompetista

La segunda vez que me encontré con Manolo, fuera del pueblo se entiende, fue en Madrid, en el Parque de Atracciones de la Casa de Campo. Iba en busca de mi cartera, la primera...

Tauro Lidia – Corrida Toros Tomelloso

Hay que sentir la tierra en los pies, por F. Navarro

Los algarrobos son árboles altos y mediterráneos; tienen algo de Miró, o de Pla. Huelen a tramontana o a mistral