Salones Epilogo
JCCM – Gestión emocional – coronavirus
JCCM – Ayudanos a cuidarte mayores – noticia top

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️

Viajar no solo implica conocer los lugares más conocidos y emblemáticos. En ocasiones, la belleza de la naturaleza se esconde tras los rincones menos predecibles. Precisamente Castilla-La Mancha tiene mucho que ofrecer a nivel turístico, y no solo por lo que se pueda ver a simple vista, sino por todo «lo que no esperas» de ella.

CUENCA


JCCM – Alimentos CLM carne cordero

Desde la Catedral de Cuenca hasta las Casas Colgadas y el Puente de San Pablo, estos tres símbolos se encuentran entre los recorridos más comunes -aunque también necesarios- cuando se visita la provincia. A esto se podría añadir la visita a la Ciudad Encantada o al Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha, de la mano de los emblemáticos dinosaurios «Pepito» y su hijo «Conqui».

Sin embargo, Cuenca es mucho más que eso. A tan solo 36 km de la capital, se encuentra la pequeña localidad de Uña. Se trata del lugar ideal para aquellos que disfrutan de una experiencia cercana a la naturaleza, ya que el municipio se conforma por una colina entre una Laguna (que también recibe el nombre de Uña) y el río Júcar. Incluso los principiantes del senderismo pueden adentrarse en el recorrido de esta colina, quienes se encontrarán rodeados de vegetación y, al llegar a la cima, podrán observar desde arriba la belleza de una paisaje formado por el pequeño pueblo junto a su Laguna.


JCCM – Ayuda emocional – coronavirus 300×250

Y de un pequeño municipio, a otro pequeño municipio: Belmonte. Con menos de 2.000 habitantes (2019), la villa de Belmonte cuenta con una fortaleza a sus afueras, construido en el siglo XV, que ha logrado convertirse en Bien de Interés Cultural (BIC). Se trata, sin duda, de su Castillo, levantado por orden de Juan Pacheco, primer marqués de Villena, y que actualmente forma parte del patrimonio histórico-cultural de la región.

ALBACETE

Bodega Virgen de las Viñas

Poco más de media hora en tren separan la capital conquense de Albacete. Reconocida como la ciudad más grande y más poblada de Castilla-La Mancha, tiene entre sus símbolos de identidad su Feria o su Cuchillería. La Puerta de Hierros, el Pincho de la Feria o el Pasaje de Lodares se unen a esta lista de grandes conocidos de la ciudad, aunque se amplía a nivel provincial si contamos con los Miguelitos de La Roda.

Pero si nos adentramos en los rincones de la provincia, llegamos hasta Almansa, un municipio que celebra, del 1 al 6 de mayo, sus Fiestas Mayores. Declaradas Fiestas de Interés Turístico Nacional, esta celebración de Moros y cristianos se realiza en honor a su patrona, Nuestra Señora de Belén, una tradición que se remonta a hace más de 200 años.


Bodega Virgen de las Viñas

Y para el siguiente destino es recomendable coger el coche, puesto que a unos 118 km de la capital provincial se encuentra Riópar, un municipio que alberga en sus proximidades los Chorros del río Mundo. Integrada dentro del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima, esta zona es ideal para quienes deseen rodearse de un ambiente de naturaleza, mezclado con el sonido del agua del río al caer. Sin duda, la mejor época para visitarlo es en el conocido como «reventón», que ocurre cuando las lluvias acumuladas logran formar unas cascadas impresionantes.

TOLEDO


DIPU CR – Ampliacion Periodo de pago impuestos

Y de la provincia con la capital más poblada, pasamos a la provincia con la capital de la región. Igual que ocurre con Cuenca, visitar Toledo implica hacer una visita obligatoria a su Casco Histórico.

¿Quién no ha pasado por la Catedral de la capital o ha subido hasta el Mirador del Valle para contemplar las vistas? Incluso desde el año pasado se puede incluir una visita clave en la ciudad: el Parque Temático Puy du Fou, un espectáculo que presenta la historia de Toledo de una forma emocionante y que ya ha registrado 72.000 visitantes.


enTomelloso – coronavirus

Sin embargo, estos destinos de la capital no tienen nada que envidiarle al cielo estrellado del sendero de la Estela del Gigüela, La Villa de Don Fabrique o el Complejo Astrónomico de La Hita. Si hay algo que caracteriza a los lugares alejados de las capitales es su mayor facilidad para disfrutar de un cielo lleno de estrellas, y precisamente estos 3 lugares recibirán este año la certificación Starlight como consecuencia de su carencia de contaminación lumínica.

CIUDAD REAL



Desplazándonos varios kilómetros al sur llegamos hasta la provincia de Ciudad Real. En ella, el Carnaval de Miguelturra o la Fiesta del Corpus Christi de Porzuna, declarada de Interés Turístico Regional y Bien Inmaterial de Interés Cultural, forman parte de la riqueza turística que conforma la provincia. No se quedan atrás otros elementos simbólicos, como los vinos y las bodegas de Tomelloso.

Pero, en esta ocasión, nuestro foco estará centrado en otros rincones inesperados que muestran la gran variedad de la naturaleza de Ciudad Real. Un ejemplo de ello es la presencia del único palacio de estilo italiano que se conserva en España:el Palacio del Marqués de Santa Cruz, ubicado en Viso del Marqués. Su singularidad ha hecho que se convierta, en varias ocasiones, en escenario de rodaje para películas y series. De hecho, este mismo mes se han rodado escenas de la nueva temporada de la serie «El Ministerio del Tiempo», de TVE1.

Y de rodajes cinematográficos pasamos a volcanes en erupción, ya que el municipio de Poblete presentaba recientemente «Una batalla entre volcanes», una propuesta que viene a ofrecer una experiencia en la que historia y geología se unen. Una de las pocas batallas campales de la Edad Media, la Batalla de Alarcos, se ha convertido en un símbolo turístico de Poblete, ya que se trata del punto de partida de esta Ruta, que finaliza con la visita al yacimiento. A esta Ruta se le suma el «Mirador de los Maares», situado en lo más alto del volcán Cabezo del Rey, y desde donde se pueden ver los volcanes que rodean la localidad.

GUADALAJARA

Por último, aunque no menos importante, le toca el turno a la provincia de Guadalajara. Quizás en ocasiones la más olvidada por su mayor cercanía con Madrid, cuenta entre su patrimonio con rinconces que ofrecen experiencias dignas de vivir.

Ejemplo de ello es la Sierra Norte de Guadalajara. Entre sus 117.898 hectáreas protegidas, se incluyen especies como el águila perdicera, el halcón peregrino, el buitre leonado, el corzo, el lobo, la nutria o el gato montés. Entre los espacios únicos que conforman este Parque Natural, se encuentran la sierra de Ayllón, el Hayedo de Tejera Negra, la Reserva Natural del Macizo del Pico del Lobo-Cebollera o la reserva fluvial del Río Pelagallinas.

A pesar de la belleza y la particularidad de estas zonas de Guadalajara, existe un recurso turístico clave de la provincia que destaca en cuanto a cercanía con la naturaleza se refiere. Se trata de los campos de lavanda de Brihuega, una localidad que ofrece un espectáculo sensorial donde sus campos se tiñen de morado y se aspira un intenso olor a lavanda.

Sin duda, su punto álgido se registra en verano. Esta época se convierte en la mejor para visitar estos campos, ya que se reúnen las condiciones óptimas de las altas temperaturas junto a las puestas de sol, y sus plantaciones lucen sus mejores galas. Es precisamente el mes de julio cuando se alcanza más calor, fechas en las que Brihuega celebra su tradicional Festival de la Lavanda, con numerosas actividades que giran en torno a la floración.

 

CONTENIDO PATROCINADO

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️


EUROCAJA RURAL PIE