Una veintena de personas, 18 componentes de los cuerpos de salvamento, extinción y rescate de diversos parques de la región y dos pertenecientes al Ministerio de Defensa, han participado esta semana en el curso ‘Manejo y control de víctimas para primeros intervinientes’, que se ha desarrollado en la Escuela de Protección Ciudadana, organismo dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

Esta novedosa actividad, pues es la primera vez que forma parte de la oferta formativa de la Escuela, tiene como fin capacitar a los bomberos y bomberas como primeros intervinientes, para que puedan realizar con eficacia las actuaciones necesarias con diferentes accidentados hasta la llegada del personal sanitario.

En este curso se han proporcionado al alumnado las técnicas necesarias para llevar a cabo una actuación integral en lesiones de urgencia, con accidentados politraumatizados. Es decir, se pretende que los participantes adquieran los conocimientos necesarios para asegurar y ofrecer la asistencia sanitara adecuada a personas accidentadas hasta la llegada del personal médico o hasta que puedan trasladar al accidentado al lugar donde se encuentren los sanitarios.

De esta manera, en el curso, que ha tenido una parte teórica, pero en el que ha primado la parte práctica, se ha actuado en tres de los escenarios más comunes en los que integrantes de los cuerpos de bomberos intervienen con personas heridas: accidentes de tráfico con atrapados en el interior de un vehículo, accidentes de tráfico con motoristas politraumatizados y personas atrapadas en pozos o en edificios derrumbados.

En este sentido, se han abordado materias como el botiquín y material necesario en vehículos de primera intervención, la valoración primaria y secundaria de los accidentados, el tratamiento de las lesiones traumáticas de urgencia, intervención e inmovilización del accidentado en diversos escenarios y el protocolo de actuación para acceder a una vivienda con una persona fallecida.

Esta formación tiene una especial relevancia, dado que en numerosas ocasiones los bomberos deben rescatar a personas accidentadas que han quedado atrapadas en zonas de difícil acceso, donde no pueden llegar los medios sanitarios.

El alumnado que ha participado en este nuevo curso de la Escuela de Protección Ciudadana procedía de los parques municipales de Albacete, Cuenca, Guadalajara y Toledo; así como de los Consorcios provinciales de Albacete, Ciudad Real y Toledo; y también había dos componentes de la Unidad Militar de Emergencias, del Ministerio de Defensa.

Para su realización, además de los formadores del parque de bomberos del Ayuntamiento de Toledo y personal de emergencias del SESCAM, se ha contado con la colaboración de voluntarias y voluntarios de la Agrupación de Protección Civil de Toledo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here