Los trabajadores de Panificadora de Tomelloso se volvieron a concentrar este martes a las puertas de la fábrica para reclamar a la empresa una solución a la situación que calificaron de “humillante”. Aprovechando que se celebraba una junta de accionistas, los empleados exigieron una solución a la difícil tesitura que están atravesando.



Recordemos que el pasado 24 de marzo Sanidad precintó las instalaciones de Panificadora de Tomelloso. Desde entonces, los trabajadores acuden diariamente a su puesto, sin poder trabajar. Se da la circunstancia de que hay empleados que, según explicaron los sindicatos “llevan cinco o seis meses sin cobrar”

El secretario de acción sindical de Comisiones Obreras, Antonio Cervantes, explicó que la concentración se llevó a cabo porque la empresa celebraba a esa misma hora una junta de accionistas. Con ella exigían a los socios de Panificadora de Tomelloso que “se le dé una solución a la situación por la que están pasando” el conjunto de los trabajadores. Cervantes señaló que se iba a mantener la concentración hasta el final de la reunión para pedir explicaciones “de los acuerdos adoptados” en la misma.

Cervantes calificó la situación de “extrema”, dado que fruto de la reforma laboral los trabajadores “no pueden instar ningún expediente de regulación de empleo ante una situación como la que tienen”. Ante un trance tan crítico como el que presenta Panificadora, esto es, falta de trabajo, falta de cobro, falta de clientes, precinto por Sanidad, “solo es la empresa la que puede instar la finalización de la relación laboral”. Según relató el sindicalista, los trabajadores solo pueden hacerlo de forma individual, lo que supone “esperar otros cuatro meses a que haya una sentencia”. Ello agravaría y alargaría la ya tensa situación que se vive “con los trabajadores viniendo a trabajar noche tras noche” en una tesitura “muy crítica tanto en lo económico como en lo personal” y aumentando la deuda que la empresa mantiene con ellos.

La solución más fácil para Cervantes es que la empresa rescinda la relación con los trabajadores por medio de un ERE o, incluso un ERTE que les permita estar unos meses en el “paro”. Pero actualmente no existe interlocutor por parte de la empresa, dado que el gerente de la misma, según reseñó el sindicalista, está enfermo y la abogada no tiene poder para tomar la decisión que reclaman los sindicatos. Es por eso que Cervantes pide que se desbloqueé la situación a partir de la junta de socios de este martes. Para acabar, el sindicalista calificó la situación que viven los trabajadores y trabajadoras de “humillante”.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre