Desde el pasado 15 de diciembre la ciudad de Tomelloso cuenta con un nuevo espacio gastronómico, “A pedir de boca”, una tienda gourmet situada en pleno centro comercial de Tomelloso, en la calle Independencia, 8. En el establecimiento, que abre de lunes a viernes en horario de mañana y tarde y sábado por la mañana, se pueden adquirir esos productos especiales que no se encuentran en un supermercado.



La creadora de esta aventura es Carmen Esparza, una enamorada, nos confiesa, de la cocina y de los productos delicatesen, siempre dispuesta a probar cosas nuevas para elaborarlas ella misma en su casa. Carmen, animada por su familia y amigos ha conseguido realizar uno de sus sueños, un lugar donde poder adquirir una gran variedad de productos y especialidades no siempre fáciles de encontrar.

Una vez que esta emprendedora tuvo claro que iba a acometer su proyecto abrió  “A pedir de boca” el 15 de diciembre para aprovechar la temporada navideña. En sus estanterías, dada la época que eligió para inaugurar el local, hay turrón de Albert Adriá, hermano de Ferrán o mazapán de Consuegra.  Hay ibéricos, vinos de todo tipo, foie, mermeladas especiales, panes “muy ricos” o cafés Nesspreso. También tiene sushi, anchoas del Cantábrico, conservas vegetales de Navarra, chocolate belga… El establecimiento ofrece, además, soluciones, explica Carmen, para preparar una comida rápida con productos de calidad.

En “A pedir de boca” no falta un rincón de productos de Tomelloso. Allí se pueden encontrar las elaboraciones de Ramarsán, los productos de Rushmore y los vinos de las bodegas y cooperativas de la ciudad. Es importante tener una buena representación de los productos de Tomelloso, aseguraba la propietaria.



En una época en que todo se puede pedir por internet “A pedir de boca” aboga por la atención personalizada. Así, Carmen Esparza, señala que no se trata de “vender por vender”  sino de conocer a la perfección los productos que se venden en la tienda para poder ofrecerlos a los clientes, aconsejándolos y con la seguridad de que van a quedar satisfechos. La propietaria nos subrayó que en el establecimiento hay productos para todos los gustos y precios para todos los bolsillos.

Merece la pena conocer “A pedir de boca” donde cada detalle está cuidado con mimo, con un gusto excepcional. Además, es un buen lugar donde adquirir productos para regalar y quedar muy bien.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre