Salones Epilogo

María Ángeles Rosado Peinado, es mujer y agricultora. Vive en el medio rural, es natural de Pedro Muñoz – un pueblo de Ciudad Real – y, aunque estudió Ciencias Políticas, la falta de oportunidades laborales le hizo tomar una decisión: volver a sus raíces, al campo, y decidió comenzar a trabajar junto a su marido en una explotación agropecuaria en Sayatón un pueblo de Guadalajara de 50 habitantes.

Ahora, es miembro del comité ejecutivo provincial de Asaja en Cuenca, donde participa en las comisiones sobre la PAC, leñosos, agricultura ecológica e igualdad. Tambien forma parte de la Comisión de Igualdad de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha, donde colabora, como ponente, en talleres de empoderamiento de la mujer cooperativista y de Titularidad Compartida. También he participado impartiendo formación a los jóvenes agricultores, y sabe bien de lo que habla cuando le preguntamos por dos temas de actualidad en nuestra región: el futuro Estatuto de las Mujeres Rurales, que el ejecutivo castellano-manchego quiere poner en marcha antes de que acabe la legislatura, y la Ley de Titularidad Compartida, que aunque está vigente desde el año 2011, la falta de entendimiento a nivel estatal –y entre las diversas administraciones implicadas- hace que aún su tramitación sea muy complicada.


Virgen de las Viñas

SU MARIDO Y ELLA, DUEÑOS AL 50 POR CIENTO DE SU EXPLOTACIÓN

María Ángeles sabe lo difícil que ha sido conseguir derechos adquiridos en las explotaciones agrarias y ganaderas. Como ella misma explica, “siempre” han estado trabajando en ellas pero “no hemos sido visibles”, y eso que a lo dureza de trabajar en el campo se une que, en la mayoría de los casos, son también las responsables del hogar y de los hijos.


DipuCR – Sabores del Quijote

Pero el principal problema al que se han enfrentado, ha sido el de “trabajar pero no ser titular”.

No se nos reconocía ningún derecho y se nos ponían trabas”, asegura. “En algo tan básico como solicitar la PAC, un trámite burocrático que normalmente realizamos nosotras, al terminarlo, tenía que venir tu marido a firmar; o si recibes de la administración un trámite de audiencia con cualquier asunto, y vas a ver el expediente, tampoco te lo dan, eso hace necesario que las mujeres seamos también titulares de esa explotación para tener voz, voto y firma”.


Imprenta Osuna – Navidad

Afortunadamente esta situación ha cambiado, gracias en parte a la Ley de Titularidad Compartida, que les ha reconocido como responsables y titulares al 50 por ciento con sus maridos, y garantizar una pensión futura.

Pero todo tienes sus claros y sus sombras y en este caso. Esta ley, que salió en el año 2011, sin presupuesto y si un desarrollo normativo a nivel nacional, “se está aplicando como se puede en cada comunidad autónoma y no se ha contado con el resto de administraciones que intervienen como Hacienda o Seguridad Social o el Ministerio de Agricultura lo que significa lo que nos supone muchas trabajas y tiempo dar de alta”, nos explica María Ángeles.


Hidymec

“No se han juntado las administraciones para establecer un protocolo conjunto para dar de alta este tipo de explotaciones”

ESTATUTO DE LA MUJER RURAL DE CASTILLA-LA MANCHA

Otro asunto importante es el futuro estatuto de la Mujer Rural en el que está trabajando el Gobierno regional  para que esté aprobado antes de que termine la legislatura.



Sobre este tema, María Ángeles lo tiene muy claro: “Lo primero que tienen que hacer es una diferenciación de zonas rurales de Castilla-La Mancha, para visibilizar a la mujer rural y trabajar en la igualdad real, porque no es lo mismo la que vive en un pueblo de 15.000 habitantes, que en uno de menos de 100 como es mi caso”.

Para esta agricultora es fundamental que “cuanto más pequeño sea su pueblo, más ayudas reciba”, y para ello, asegura es “fundamental que se le dote de presupuesto y de un calendario de acciones concretos para que no sea una mera ley electoralista, como adelanto a los comisión del próximo año de forma que sea efectivo para todas las mujeres”.


AMFAR  – Fin de Año

De esta forma, reconoce se ayudará más a fijar población en el medio rural porque “somos nosotras las que decidimos dónde vivir y dónde establecemos a nuestra familia,  y si tenemos ayudas, y además se dota de más servicio al pueblo, mejor”.

“La solución para el tema del despoblamiento se tiene que escribir en femenino, como el futuro de la agricultura, se tiene que escribir en femenino y en regadío”, asegura de forma rotunda.

AGRICULTURA ECOLÓGICA


AhíMas Comunitelia

Otra cuestión es la de diferenciarse en estos medios rurales por la “calidad” de los productos y en esto la agricultura ecológica – especialidad de María Ángeles- es la solución.

Estoy convencida que es una salida de futuro para la gente que vive en pequeños pueblos. Las nuevas normativas europeas apuntan a que el futuro de la agricultura en nuestra región tiene que ir en esa línea y si se vende directamente desde el productor, que es lo que está demandado el consumidor basado en la calidad del producto, es una oportunidad para que las actuales empresas agrarias crezcan y puede ser una buena oportunidad para nuevas opciones de negocio”, finaliza.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here