El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha confiado este jueves en que, con los datos por debajo de la media de España en todos los ratios, con una Incidencia Acumulada entre las cuatro regiones con menos contando a 14 y siete días, y casi toda la región en nivel 2, salvo una docena de municipios en nivel 3 reforzado, «podamos seguir así», lamentado el «carrusel de mentiras» del PP durante toda la pandemia.

Durante su intervención en un debate general sobre la gestión del Ejecutivo y las consecuencias para la región tras un año de pandemia presentado por el Grupo Popular en el pleno de las Cortes, el titular de Sanidad castellanomanchego se ha referido a la vacunación, donde esta se sitúa en el séptimo puesto entre todas las comunidades autónomas, con 542.000 dosis recibidas y 423.000 puestas.



Tras destacar que solo de jueves a domingo, esta Semana Santa, se ha vacunado a 42.000 personas. «La vacunación va como las dosis que recibimos y la disponibilidad de la vacuna permite», afeando al principal grupo de la oposición que mienta, diciendo que se podría «correr más», cuando está claro que «sin dosis no podemos vacunar».

En este punto, se ha referido a las críticas del PP por haber sido ya vacunado, para aclarar que lo ha sido, con AstraZeneca, por haber cumplido los 60 años. «Si cuando recibí la llamada del Sescam para vacunarme hubiese dicho que no, hoy tendría que oír acusaciones entonces de poner en riesgo la confianza de la población en esa vacuna».



«Han construido un argumentario poco centrado en la realidad», ha indicado el consejero al Grupo Popular, al que ha reprochado que ya tuviera un discurso preparado cuando «ni siquiera había primera ola» de COVID-19, resaltando la intención de su Ejecutivo de «anteponer siempre a las personas al resto de cosas, a la política, al partidismo, a todo».

CS Y LA SOCIEDAD QUE NO OLVIDARÁ

Por parte de los grupos, la portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Carmen Picazo, ha asegurado que el COVID «ha desnudado» al Gobierno de Castilla-La Mancha «dejando a la vista de todos sus limitaciones y carencias».



Asimismo, la diputada de la formación naranja ha afirmado que «la arrogancia no ha conseguido tapar una gestión que podemos considerar nefasta, en la que no hubo anticipación ni autocrítica».

«Si piensan que regando convenientemente con dinero público van a conseguir que la sociedad olvide el fracaso de Page, están muy equivocados», ha advertido Picazo al Gobierno socialista.



Según ha manifestado, los castellanomanchegos no olvidarán este último año, además de por «lo trágico», porque «se han encontrado solos y con una gestión vacía».

PP Y EL PRESIDENTE QUE NO ESCUCHA

De su lado, la diputada del PP Ana Guarinos ha cargado duramente contra Emiliano García-Page por la gestión del COVID y ha acusado al Gobierno castellanomanchego de «frivolizar» con el número de fallecidos, de «insultar» a todos aquellos que «no han respondido a sus órdenes» y de «amedrentar a quienes han decidido libremente contar lo que su gobierno ha pretendido ocultar y callar».



Asimismo, ha acusado al Gobierno de Page de estar «más preocupado de buscar bulos y mentiras» que de buscar equipos de protección individual de calidad para los sanitarios. «No han sido capaces de tomar decisiones acertadas y no han reconocido sus errores».

«Page pasará a la historia como el presidente que se negó a escuchar a la sociedad civil en el momento más complicado de Castilla-La Mancha», ha asegurado la diputada del PP, quien ha finalizado diciendo que durante este año de pandemia el Gobiernos socialista ha demostrando «incapacidad absoluta» para gestionar esta crisis sanitaria, económica y social.

También ha tomado la palabra el presidente del PP, Paco Núñez, quien ha avisado al PSOE de que la lealtad del PP no es con el Gobierno de Page sino con los castellanomanchegos, a quienes «prometimos defender en esta cámara». «Salvar vidas y empleos está por encima de salvar el futuro político de Page», ha sentenciado.

PSOE Y EL RELATO DE DISPARATES DEL PP

Por su parte, la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Isabel Abengózar, ha afirmado que culpabilizar al Gobierno regional de los fallecidos en residencias es «muy grave» y ha asegurado que «el relato de Guarinos pasará a la historia universal de la infamia».

«Si algo diferencia a Castilla-La Mancha de otras comunidades es la nefasta oposición que ha habido, sobre todo la de un partido como el del PP, principal partido de la oposición, que hoy ha escenificado una vez más ese relato de disparates», ha criticado.

También ha apuntado que si de verdad se quiere hacer balance de este año de pandemia no solo hay que poner los fallecidos sobre la mesa, sino que hay que hablar de las medidas que se han puesto en marcha y que, a su juicio, han permitido afrontar «más desahogadamente» la segunda y la tercera ola.

«Una vez más han hecho evidente su desnorte y su única preocupación, que son ustedes mismos y los votos que pudieran rascar de esta pandemia», ha sostenido la diputada socialista, quien ha avisado de que los ciudadanos valorarán y verán quién ha actuado «con sentido común y responsabilidad» y quiénes han negado el apoyo y la lealtad a una región.

A Núñez le ha echado en cara que aún no haya pedido perdón por los «disparates» que ha dicho en pandemia y ha defendido a García-Page quien sí –ha recordado– pidió disculpas en su día a los colectivos que hubiera podido ofender por «unas frases poco afortunadas».

RESOLUCIONES

La resolución de Ciudadanos, que ha sido rechazada con los votos de la mayoría socialista y ha contado con la abstención del PP, pedía, entre otras cosas, revisar y actualizar el Plan de Salud Mental de Castilla-La Mancha 2018-2025 que dé respuestas a las necesidades generadas por la pandemia y refuerce la asistencia psicológica en el Sistema de Salud de Castilla-La Mancha, así como reforzar la medicalización de las residencias; o incorporar en el plan de seguimiento e inspección de las residencias con penalizaciones en centros concertados en caso de incumplimientos, que puedan acarrear la retirada de la concesión.

La del PP, en la que Cs se ha abstenido, también ha sido rechazada, un texto que proponía reiniciar de modo urgente los trabajos de la comisión no permanente de estudio sobre la gestión y efectos de la pandemia de COVID 19 en Castilla-La Mancha; abrir una mesa de participación social que permita estudiar y poner en funcionamiento proyectos y medidas concretas de ayuda; o emplear los recursos económicos del anunciado superávit en implementar ayudas directas, rebajas fiscales y reconocimiento de derechos para todos aquellos colectivos especialmente implicados y golpeados por la pandemia.

Sin embargo, la resolución del PSOE ha sido aprobada con los votos de la mayoría socialista, la abstención de Ciudadanos y los votos en contra del PP. Los socialistas, en su texto, instaban al Gobierno de Castilla-La Mancha a seguir trabajando en la misma línea que viene haciendo desde el inicio de esta pandemia, poniendo en el centro de todas sus políticas a las personas, con el objetivo claro de salir de esta crisis provocada por la pandemia sin dejarse a nadie atrás.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre