El Consejo de Ministros extraordinario celebrado este jueves ha aprobado, como ya se había anunciado, la modificación del Real Decreto Ley que flexibiliza el uso de la mascarilla en exteriores, y que será efectiva el próximo sábado 26 de junio. Esta medida, «deja pasado de nuevo a la sonrisa», ha festejado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, al anunciar su aprobación.

«Las mascarillas dejan paso de nuevo a la sonrisa (…). Nuestra sonrisa volverá a nuestras calles, con distancia de seguridad, pero son sonrisas visibles para todos nosotros», ha señalado Darias en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha recordado que hay que llevar siempre una mascarilla «con nosotros aunque no esté puesta» para cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad, y que incumplir su uso en los espacios que recoge el RD sigue sujeto a sanción según recoge el artículo 31 de la Ley.

«Estamos ante una medida prudente, que se va a producir de manera progresiva y gradual, liberándonos de llevarla en aquellos espacios al aire libre que la trasmisión es casi inexistente. Es un medida que nos pone en las mismas condiciones de los países de nuestro entorno que están llevando a cabo la medida de flexibilización de su uso obligatorio; y es una medida que nos acerca a la normalidad, con prudencia y que además nos da alergia colectiva», ha añadido.

De este modo, ha explicado que las mascarillas dejarán de ser obligatorias en el exterior si se mantiene 1,5 metros de distancia o cuando se vaya con personas convivientes. No obstante, la mascarilla va a seguir siendo obligatoria en eventos multitudinarios que se celebren de pie al aire libre, pero no si se celebran sentados y se garantiza la distancia de 1,5 metros. También serán obligatorias en espacios cerrados de uso público, así como en los medios de transporte público, sitios públicos, etc.

Asimismo, no tendrán que llevar mascarillas los ancianos en cuyas residencias el 80 por ciento tenga la pauta completa de vacunación, si bien los trabajadores que les atienden sí tengan que llevarla y las personas que les visiten. Del mismo modo, se introduce como novedad el no llevar la mascarilla en la cubierta de transporte marítimo siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad de metro y medio.

En la misma línea, no será exigible el uso de mascarilla en las dependencias destinadas a residencia colectiva de trabajadores esenciales, siempre y cuando dichos colectivos y los trabajadores que allí ejerzan sus funciones tengan tasas de vacunación superiores al 80% (con pauta completa). Esta excepción tampoco será de aplicación ni a los visitantes externos ni a los trabajadores de dichos centros.

En cuanto a los centros penitenciarios en los que haya movilidad de los internos, el uso de las mascarillas, tanto en exteriores como en espacios cerrados, se regirá por las normas específicas que determine la autoridad penitenciaria competente.

«Sería conveniente llevarla siempre encima para cumplir el RD», ha zanjado, sobre una normativa que ha defendido ante los buenos indicadores respecto a la evolución de la presión asistencial y la ocupación de camas hospitalarias y el importante campaña de vacunación.

Esta medida, ha recordado, «viene de la mano de la evidencia científica dónde se ha puesto de manifiesto la menor transmisión del virus en los espacios al aire libre». No obstante, la medida se reevaluará en función de la situación epidemiológico. En este momento, «es una buena medida, bien pensada y una medida necesaria y que la ciudadanía se merecía».

Así, según los datos correspondientes al día de ayer, 23 de junio, el 100% y el 96,4% de los mayores de 80 y 70 años respectivamente, cuentan con la pauta completa de vacunación frente a la COVID-19; y el 93,2% y 86,3% de los mayores de 60 y 50 años respectivamente con una dosis. En esta misma línea, ha destacado que España cuenta con más de 15 millones de personas con pauta completa de vacunación, más del 32% de la población, así como que, según el informe de este miércoles, el 50% de la ciudadanía cuenta con, al menos, una dosis.

Respecto a que la normativa se cumpla en todo el territorio nacional y las hojas de ruta de las CCAA, ha recordado que debe de ser así, «para que el tratamiento de la mascarilla sea uniforme y homogeneo». «Tener un marco común es muy importante; en esta crisis entramos juntos y de esta crisis salimos juntos. El elemento de la mascarilla como símbolo asociado a la pandemia ha sido homogéneo en todo el país y consideramos que sigue siendo así y que debe seguir siendo», ha añadido.

En el mismo artículo del RDL queda igualmente fijado que la venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente sólo podrá realizarse en las oficinas de farmacia, garantizando las adecuadas medidas de higiene y calidad del producto

Respecto al futuro del uso de la mascarilla, ha recordado, «ha tenido un gran impacto en nuestras vidas al protegernos del virus proteger a los demás y también permitir un cierto grado de interacción social». De cara al futuro, ha señalado que el Gobierno seguirá evaluando los datos, así como la tasa de vacunación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here