Castilla-La Mancha tiene el 42 por ciento del patrimonio de su arquitectura defensiva, principalmente castillos, en peligro de ruina progresiva, y un 25% se encuentra «bien o muy bien conservado», según ha señalado el presidente de la Asociación Española de Amigos de los Castillos (AEAC), Guillermo Perinat Escrivá.



Perinat ha ofrecido estos datos durante la inauguración de la exposición ‘Arquitectura Defensiva en España’ en el Museo del Ejército de Toledo, donde ha manifestado que Castilla-La Mancha es «una de las regiones con más arquitectura defensiva, con castillos de muchísima importancia».

Esta estadística, ha señalado el presidente de la AEAC, se ha podido extraer gracias al inventario de arquitectura militar que ha realizado la asociación durante 11 años y que sigue mejorando gracias «al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte», que ha servido también para elaborar el actual Plan Nacional de Arquitectura Defensiva.

Como ejemplos de estas fortificaciones, entre las que ha incluido también casas o iglesias fortificadas, Perinat ha destacado los castros íberos como arquitectura defensiva prehistórica de la región, donde ha afirmado que se han hecho «cosas muy bien», como la restauración y conservación del castillo de Calatrava la Nueva o el parque arqueológico de Alarcos y Calatrava la Vieja, todos ellos en la provincia de Ciudad Real.



«Han aparecido, desde el punto de vista arqueológico, materiales de un interés enorme y se destaparon dos tercios de las murallas que estaban tapadas por tierra», ha resaltado el presidente de la Asociación, que ha reafirmado que Castilla-La Mancha es «una región de gran importancia» en cuanto a arquitectura defensiva en España.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre