El Partido Popular de Tomelloso votará en contra, durante la celebración del próximo pleno, de la propuesta del PSOE de mantener el impuesto de plusvalía municipal. “Nuestro objetivo gira en torno a la casi supresión del impuesto”, ha explicado la concejala Eloísa Perales, cuya formación busca eliminar el impuesto en su totalidad para las personas físicas y para pequeñas y medianas empresas.

Pero, ¿qué es el impuesto de plusvalía? El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como plusvalía municipal, es un tributo que regulan los ayuntamientos y que debe pagarse cuando se vende, se hereda o se dona una propiedad.

Día Mundial de las Mujeres Rurales

Sin embargo, este impuesto ha experimentado modificaciones en los últimos meses en España. Según ha recordado Perales, después de varias consideraciones el propio Tribunal Constitucional echaba por tierra este gravamen tras considerar que atentaba en contra del principio de capacidad económica de los ciudadanos, garantizado por el artículo 31 de la Constitución Española.

¿Esto significa que se ha suprimido este impuesto? No. En palabras de la concejala, es el paso que “da comienzo a un combate del que los contribuyentes han ganado el primer asalto”. Perales ha recordado que este impuesto no es obligatorio, y que son los ayuntamientos quienes deciden si imponer o no esta plusvalía, como ocurre con el Ayuntamiento de Tomelloso.

Según ha continuado exponiendo, un informe del Colegio General de Economistas aseguraba que este tributo debería desaparecer, puesto que grava el incremento del valor del suelo, pero este ya tributa como ganancia patrimonial en el IRPF y, como mucho, debería suponer únicamente un recargo.

Frente a un gobierno local que quiere mantener este impuesto, el PP propone “bajar los impuestos para crecer más”, de manera que se facilite la atracción de negocios a un polígono industrial “desierto de empresas”. Para Perales, continuar imponiendo la plusvalía supone reducir las rentas y los beneficios de las empresas.

Cabe recordar que, si se dejase de cobrar este impuesto, y como ocurriría con la supresión de cualquier otro, el ayuntamiento conseguiría menos recaudación. Por ello, el PP ha propuesto el diseño de un sistema de compensación que complemente los posibles efectos negativos de las pérdidas de dicha recaudación. Para elaborarlo, plantean contar con la participación de la Comisión Nacional de la Administración Local y la Federación Española de Municipios y Provincias.

En definitiva, para la formación existen dos maneras de entender la economía fiscal de un municipio: concebir los impuestos como una manera de conseguir ingresos, o tener en cuenta que los impuestos tienen una incidencia en la actividad económica. Por ello, apuestan por dejar a un lado este impuesto para atraer inversiones y empresas y, por tanto, riqueza económica al municipio, para que “Tomelloso sea una ciudad que merezca la pena”.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí