Chefs conocidos, Estrellas Michelin, docentes, blogueros, representantes de asociaciones hosteleras y culinarias y periodistas se han reunido en La Barja (Tomelloso) en un encuentro gastronómico para poner en valor la importancia del uso de los huevos ecológicos y la gallina negra castellana.

Para Eloísa Perales, responsable de la granja, esta finca se ha convertido en epicentro gastronómico de la región. La idea de este encuentro surgió con el objetivo de que los chefs que adquieren los productos de la granja conozcan de primera mano de dónde proceden los alimentos que compran. Mientras algunos restaurantes se basan únicamente en el precio a la hora de adquirir sus productos, Perales asegura que quienes compran en La Barja hacen “auténticos espectáculos en la cocina”.

“El chef tiene que conocer y dar a conocer al cliente el producto que adquiere”, ha afirmado. Por otro lado, desde la granja han querido agradecer precisamente a estos chefs que valoren y apoyen los productos locales, sobre todo en un sector como el ganadero, que debe hacer frente a los costes de producción.

“Una raza en peligro de extinción tendrá futuro si nos comemos su producto”, ha explicado José Luis Yustos, presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Castellana Negra (GANECA), desde donde se promociona el consumo de productos de esta raza autóctona española, siendo una de las más antiguas de gallina a nivel europeo.

Yustos ha asegurado que esta raza no puede competir en cantidad de producción, debido a la gran venta de híbridos que se realiza hoy en día, pero sí compiten a nivel de calidad. De hecho, ha recordado que el propio Ministerio les reconocía hace unos años con el logo de raza autóctona al 100%, siendo la segunda raza de gallinas que conseguía este reconocimiento.

Desde la Asociación intentan realizar distintas elaboraciones tanto con la carne como con los huevos de esta raza, y para ello consideran necesario contar como socios y aliados a cocineros y personajes del sector de la repostería de alto nivel. Asimismo, Yustos ha hecho hincapié en la importancia de consumir productos de razas autóctonas, y ha recalcado el “brutal” patrimonio de razas ganaderas tradicionales de Castilla-La Mancha.

El evento ha contado con personalidades como José Luis Adán, Jefe de Cocina del Parador de Manzanares, quien se ha mostrado orgulloso de apostar por productos de la tierra, como los huevos ecológicos o la raza negra castellana. “Es una raza de la época de los Reyes Católicos y que viajaron con Cristóbal Colón por todo el mundo”, ha recordado, poniendo el valor el producto de calidad y de proximidad.

“Puedes hacer huevos con patatas fritas, pero le das un añadido, porque no es un huevo cualquiera”, ha expresado Adán, quien sigue a rajatabla un lema durante sus elaboraciones: “sin tradición no hay vanguardia”.

Entre los visitantes se encontraban José Merlo, del Parador de Almagro; José Luis Adán, del Parador de Manzanares; Mar Vila, del Restaurante Albamanjón en Ruidera; Toño Navarro del Restaurante Essentia en Tarancón; Daniel Peña, de la Escuela Natura de Cuenca, acompañado de un grupo de alumnos; Yolanda Fernández, de la Selección Española de Cocina Profesional; Restaurante Retama y la bloguera gastronómica Sue Moya.

El menú ha consistido en unos entrantes: tortilla de patatas, preparada por Raimundo, el guardés de la finca (buenísima); unos mini bao de duelos y quebrantos, elaborados por Mar Vila; una basturma de gallo negro castellano con salsa de yema curada, elaborada por Daniel Peña, un aperitivo muy sorprendente y sabroso.

Como plato principal José Luis Adán ha preparado un arroz con gallo castellano, un plato que bien preparado es exponente de la cocina tradicional.

Para rematar la jornada, una galletitas con crema y almendra y tarta de almendras elaboradas por la Escuela Natura y un flan casero de Yolanda Fernández.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí