La instalación de los primeros cajeros del centenar que hay previsto ubicar en las zonas más despobladas de Castilla-La Mancha, fruto del acuerdo entre la Red Castellanomanchega de Desarrollo Rural (Recamder) y Prosegur Cash con el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha, será una realidad en el plazo de entre dos y tres meses, siendo el gasto o comisión que pagará el usuario de 1,35 euros por retirada de efectivo, sea cual fuera la cantidad e igual para todos.

Este miércoles se ha materializado al firma entre Prosegur Cash y la Red Castellanomachega de Desarrollo Rural (Recamder), con la presencia en el acto de la firma del consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo; un acuerdo por tres años que contempla la instalación y mantenimiento de un centenar de cajeros automáticos en otros tantos municipios de Castilla-La Mancha afectados por la despoblación, siendo Cuenca y Guadalajara las provincias que se verán más beneficiadas, precisamente por ser la que más municipios tienen con este problema.

Una firma que ha materializado por parte del presidente de Recamder, Jesús Ortega; y del director general de Prosegur Cash, Policarpo Ledesma, y que busca que, tras desaparecer en algunos municipios las oficinas bancarias y cajeros, se pueda seguir dando este servicio a sus vecinos, en muchos casos de más de 65 años, entendiendo que tienen el mismo derecho que los ciudadanos que viven en las ciudades, a este servicio.

Según el presidente de Recamder, la directiva del Parlamento Europeo de 2014 reconoce el acceso a los servicios bancarios básicos de los ciudadanos como una necesidad y también la Ley de Medidas del Gobierno de Castilla-La Mancha frente a la Despoblación también reconoce que hay la obligación de garantizar ese servicio a la ciudadanía, sobre todo de los municipios más pequeños, recordando el protocolo firmado recientemente con la Consejería de Desarrollo Rural para poder dar estos servicios a la población que recibe en los municipios más pequeños. «Cuando uno quiere, se puede conseguir», ha apuntado el presidente de Recamder.

Tras firmarse el acuerdo con Prosegur por ser la oferta más completa y con el compromiso de mantenerlos operativos de momento tres años, su directivo se ha comprometido a prorrogarlo otros dos años más. Por este servicio, la empresa percibirá 800 euros más IVA por cada uno de los cajeros.

«Creo que es muy importante que se trate a todos por igual», ha precisado Ortega tras apuntar que dichos cajeros ofrecerán servicio las 24 horas del día y que no solo servirán para retirar el efectivo sino para recargar el móvil, cambiar el PIN o consultar saldo o movimientos, no podrán usarse para realizar pagos.

CUENCA Y GUADALAJARA, LAS MÁS BENEFICIADAS

En cuanto a los puntos donde se ubicarán, el presidente de Recamder ha subrayado que se trata de una decisión que tendrán que acometer los propios Grupos de Acción Local en base a la autonomía que les ha concedido el Gobierno regional, y cada uno atendiendo a su comarca y las necesidades de sus pueblos, pero ha reconocido a preguntas de los medios que Cuenca y Guadalajara serán, previsiblemente, las provincias más beneficiadas ya que son las que sufren un mayor problema de despoblación.

También ha avanzado, la intención de dirigirse a las diputaciones y a los ayuntamientos con el fin pedir su colaboración para la financiación del pago de los 800 euros mensuales. El total de la inversión en estos cajeros asciende a 3,5 millones de euros.

Ortega ha pedido «confianza» en los Grupos de Acción Local en esta lucha para «dar servicio bancario a todos los ciudadanos que residen en el medio rural, incluidos los municipios más pequeños, que son los que están más alejados de las grandes ciudades».

Para el director general de Prosegur Cash, está claro que se viven nuevos tiempos de digitalización que afectan negativamente más a los colectivos más vulnerables y ha anunciado la disposición de la entidad a renovar este acuerdo a tres años en dos años más en unas condiciones económicas para Castilla-La Mancha que ha cuantificado en unos 6000 euros al año.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha arrancado su exposición pidiendo a Prosegur y Recamder el compromiso «para que esto salga perfecto». «Es un compromiso en el que hay muchas miradas puestas y tiene que salir redondo».

«Este es uno de esos proyectos piloto que marcan un antes y un después en la forma de entender la política de desarrollo rural», ha subrayado.

Martínez Arroyo ha aludido al protocolo suscrito por la Consejería el pasado mes de diciembre como primer paso para la firma de este convenio, en este caso, con la entidad que ha presentado la mejor oferta al proceso abierto lanzado por Recamder, mostrándose satisfecho con el hecho de que lo que surgió como una idea, «hoy concluya con éxito».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí