Persona carismática, Jesús Emilio Navarro fue el estereotipo del emprendedor de Tomelloso. Empresario de enorme talento, de talente negociador, un gran sentido del humor, y una gran capacidad de trabajo y organización.

Empezó muy joven en el sector metalúrgico con su primera empresa: Repuestos Navarro y Navarro, el germen del GRUPO GAES. Su inquietud le llevó a diversificar sus actividades empresariales entrando en otros sectores, cómo fue el del transporte con NACEX, y también la distribución y mantenimiento de fuentes de agua para beber en oficinas, talleres, todo tipo de empresas, y también en domicilios con su empresa BODEGA NATURAL.

También se destacó por su dinamismo en el sector empresarial, trabajando en la CEOE, y organizando encuentros empresariales, seminarios, y todo tipo de foros del sector empresarial. El siempre se autodefinía como comercial, más que como empresario.

Persona muy cercana, de gran humor y simpatía, era único en las relaciones sociales, respetuoso, locuaz y muy popular en la ciudad de Tomelloso. En los últimos años tuvo que luchar muy duro contra el cáncer. Los que le conocimos, siempre pensábamos que esa lucha la terminaría ganando con su positivismo y energía optimista, pero la enfermedad ha podido más que su espíritu.

Desde EN TOMELLOSO deseamos que la ciudad, y su ayuntamiento, rindan un homenaje merecido a uno de sus vecinos más representativos del espíritu pionero y emprendedor que siempre nos ha caracterizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here