Con el voto a favor del PSOE y la abstención de PP e IU, salió adelante, en la sesión ordinaria del pleno celebrada el pasado jueves 28 de octubre, el expediente de licitación del contrato para la realización de las obras de rehabilitación del entorno del Castillo de Peñarroya, presupuestadas en 907.125,82 euros IVA incluido, de los cuales, el 80 % corresponden a fondos europeos, concedidos exclusivamente para este fin, y el 20 % restante será aportado por el Ayuntamiento.

Con esta iniciativa, cuya subvención se solicitó en 2019, se va a recuperar parte de las edificaciones existentes, convirtiéndolas en un albergue y un restaurante, además de recepción y almacenes. Con este proyecto, desde el Ayuntamiento se busca crear un revulsivo que refuerce y acreciente el sector turístico en la localidad, a través del cual se genere empleo de calidad y movimiento económico.

Los edificios que se van a rehabilitar se encuentran en un entorno privilegiado, afirmaba el alcalde, Pedro Ángel Jiménez, el cual ofrece muchas posibilidades turísticas y culturales: las motillas, los enterramientos musulmanes, el embalse, el entorno natural y el propio castillo de Peñarroya, son algunos de los muchos recursos, de gran potencial turístico, con los que cuenta el municipio.

Además, Jiménez informó que toda la documentación relacionada con el proyecto de licitación, que se realizará por el procedimiento abierto simplificado, se publicará en la Plataforma de Contratación del Estado, para que las empresas interesadas puedan presentarse, y que la adjudicación será bajo dos criterios:  precio a la baja (respetando el proyecto y la calidad de los materiales) y la reducción del plazo, inicialmente establecido en 12 meses.

Manuel Zarco, concejal del PP, señalaba que este es un proyecto “muy importante, pero no de primera necesidad”, y desde su grupo hubiesen preferido que los fondos tuvieran como destinatarios a los empresarios y ciudadanos, “pero si la decisión viene de Europa, vamos a aprovecharla”.

Por su parte, el portavoz de IU, Ángel Rodríguez, que señaló ver en el proyecto “mucha obra y poco dinero”, pidió una información más exhaustiva del proyecto. Aun así, IU se abstuvo “para no poner palos en las ruedas”.

También salió adelante, en este caso con el voto a favor de PSOE y PP y la abstención de IU, la habitual operación de tesorería a corto plazo que anualmente se hace a finales de año, en esta ocasión por 1,3 millones de euros, la cual se adjudicó a Globalcaja, que presentó la propuesta más ventajosa entre las que hicieron llegar las entidades financieras interesadas que trabajan en la localidad.

Esta operación, es un recurso que se emplea para contar, al inicio del año, con los fondos necesarios para hacer frente al pago de nóminas y los gastos habituales de funcionamiento, hasta que las diferentes administraciones hagan los ingresos de las cantidades que le corresponden al municipio.

El alcalde indicó que la operación es algo superior a la de años anteriores por las obras que se van a realizar en 2022 y la necesidad de ir haciendo frente al pago de los gastos mientras llegan las subvenciones concedidas.

El pleno se inició con un minuto de silencio como muestra de repulsa contra la violencia machista y en solidaridad con todas y todos los que la sufren, de forma directa o indirecta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here