El Gobierno de Castilla-La Mancha ha desactivado a las 20.00 horas de este martes el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos (Meteocam), que se encontraba activado en toda la Comunidad Autónoma en fase de alerta desde el pasado martes 31 y en fase de emergencia nivel 1 desde las 16.30 horas del pasado miércoles día 1.

La desactivación del Plan Específico se ha llevado a cabo tras la resolución de las incidencias más graves, que se produjeron a consecuencia de las lluvias y tormentas que anegaron varias localidades de la provincia de Toledo, incluida la capital regional, así como de la provincia de Cuenca.

La activación del Meteocam en fase de alerta tuvo lugar el pasado martes, día 31 de agosto, a las 20.00 horas, ante las previsiones desfavorables realizadas por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que constataban la llegada por el oeste peninsular de una Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) con posibilidad de lluvias y tormentas localmente fuertes o muy fuertes en distintos puntos de Castilla-La Mancha.

Estas previsiones desfavorables se traducían en avisos de nivel amarillo por tormentas y fuertes precipitaciones en la totalidad de las provincias de Toledo, Ciudad Real y Albacete y avisos de nivel naranja en toda la provincia de Guadalajara y en las zonas de la Serranía y Alcarria de la provincia de Cuenca.

El 1 de septiembre de 2021, sobre las 16.00 horas, se produjo un considerable aumento de las incidencias registradas en el Servicio de Emergencias 112 relacionadas con la DANA y con origen en Toledo y municipios de alrededor, lo que motivó la declaración, por parte del Gobierno regional, de la fase de emergencia nivel 1 para toda la Comunidad Autónoma, con el fin de movilizar una mayor cantidad de medios para hacer frente a los incidentes que se iban produciendo.

De esta manera, durante el tiempo de activación del Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos, se han contabilizado en toda la región un total de 850 incidentes por lluvias y tormentas. Afortunadamente, en ninguno de ellos ha habido que lamentar daños personales, ha informado el Gobierno regional en nota de prensa.

Por provincias, la más castigada ha sido Toledo, donde se han registrado el 60% de las incidencias, con un total de 535 en localidades como Argés, Nambroca y Burguillos, entre otras, y quedando especialmente afectadas por la gran cantidad de agua caída y por los graves daños producidos los municipios de Cobisa, Polán y Guadamur, además de la propia capital regional.

En todas estas poblaciones se han prolongado durante varios días intensos trabajos de achique y limpieza de calles, viviendas y locales.

En la ciudad de Toledo se vieron inundadas por las torrenciales lluvias muchas calles, viviendas, garajes y carreteras.

Éste fue el caso de la principal vía de acceso al barrio del Polígono, la TO-23 (N-400), donde numerosos coches quedaron atrapados y la carretera cortada al tráfico hasta primeras horas del jueves.

También se vieron afectados otros accesos por carretera a la ciudad, así como la línea férrea, quedando suspendida hasta el pasado día 5 la circulación del AVE.

CUENCA

La provincia de Cuenca también se ha visto azotada por el temporal de forma significativa, registrando 212 incidencias durante la vigencia del plan.

La mayor parte de los incidentes se producían en la población de Iniesta, aunque también los sufrieron en municipios como San Clemente, Las Pedroñeras o Tarancón. La tarde del miércoles 1 fue la de mayor intensidad.

En solo siete horas, desde las 17.00 horas de la tarde a las 00.00 horas, se superaron los 100 incidentes. Riadas en calles, inundaciones en locales, garajes y viviendas, con la necesidad de desalojos y rescates de personas, fueron los principales sucesos.

La incidencia de esta DANA, conocida popularmente como ‘Gota fría’, a su paso por la Comunidad Autónoma ha tenido, por fortuna, mucha menor incidencia en las provincias de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

Esta última contabilizaba un total de 40 incidentes, mientras que por tierras albaceteñas se registraban 36. Ciudad Real ha sido la provincia donde ha habido menor incidencia, con un total de 27.

En determinados puntos de estas tres provincias hubo, sobre todo en la tarde-noche del miércoles, mucha lluvia, siendo las acumulaciones de agua en las calles de las zonas bajas de las poblaciones y las inundaciones de algunos bajos de viviendas y garajes las principales consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here