Padron de Tomelloso

1.000 Habitantes.



Esa es la población que Tomelloso ha perdido en tan solo dos años desde el 2012. En aquel momento, contábamos con algo más de 39.000 personas, fue de hecho, nuestro máximo histórico, nunca en la historia de la ciudad habíamos contado con tanta población. Desgraciadamente esta situación no ha durado mucho, en el año 2014, los habitantes de Tomelloso se han recortado drásticamente contando ya con poco más de 38.000 mil almas.

En realidad, decir que hemos perdido 1.000 habitantes en dos años sería mentir, los hemos perdido prácticamente en tan solo un año. Desde el 2012 al 2013 perdimos poco más de 190 personas, pero el ritmo se ha multiplicado dramáticamente en el período 2013-2014, en tan solo un año hemos perdido 820 habitantes en nuestra ciudad. Con estos datos, tenemos ya menos población en el 2014, de la que tuvimos en el 2009.

No es efecto de la mortalidad, es sobre todo efecto de la insostenibilidad de nuestro modelo de crecimiento anterior. Crecíamos básicamente por la llegada de población de fuera, no solo inmigrantes, mucha población de municipios vecinos llegaba a Tomelloso en vistas de cierta prosperidad. Todo era un espejismo, cuando la burbuja de la construcción estalló, nuestra economía se vino abajo, recordemos que el 30% de nuestras empresas y afiliados a la Seguridad Social lo eran en el sector de la construcción. De los 10.000 habitantes nuevos que ganamos en los años 2.000, el 70% no habían nacido en Tomelloso. Esa movilidad explica, entre otras cosas, que quién llego por trabajo, es probable que se marche por los mismos motivos.



Estos dos años hemos perdido población, sobre todo, por aquellos que se marchan. A esta realidad, hemos de sumar la población local que se desplaza cientos de kilómetros, cuando no miles (Alemania, Chile, Rumanía, etc.) por motivos de trabajo. ¿Es sostenible esta situación durante mucho tiempo?. Muchos seguirán cambiando de residencia por comodidad. Los hogares se constituyen en aquellos lugares que son más prósperos.

Nuestra situación interna no es excesivamente distinta a la de nuestro entorno comarcal o provincial. Tenemos un crecimiento natural notable, hasta hace unos años era más alto que el de ningún otro municipio de la comarca, pero nuestra natalidad endógena se ha ido frenando (tenemos menos hijos por familia por la carga económica que conlleva un nacimiento y la crianza), hemos cambiado nuestros patrones sociológicos y cada vez la natalidad se retrasa más, existen más tipos de familias, etc.

Parece que la situación no tiene vistas a mejorar próximamente. Tenemos cada vez más personas mayores (de 60 años en adelante), el envejecimiento provocará una mortalidad ligeramente al alza (es ley de vida, que cuantos más mayores tengamos, más fallecimientos se sucedan). Pero quizás aquí llega el asunto más espinoso, tenemos muchos jóvenes tomelloseros, preparados, que se marchan, con sus carreras y sus másteres se van a otras ciudades donde encuentran empleo acorde a sus expectativas, donde pueden desarrollar una vida profesional (en la provincia 6 de cada 10 jóvenes no tienen trabajo). Debido a esta situación ¿Cuántas familias jóvenes estamos perdiendo?. Gente que se ubicará en otros lugares y tendrá sus hijos allí. Estamos perdiendo talento, y estamos perdiendo a los tomelloseros del futuro.



Una ciudad que se vacía, es una ciudad con muchos problemas. ¿Quién comprará la vivienda vacía? ¿Quién llenará nuestros Colegios? ¿Quién pagará los impuestos que han de mantener en pie esta ciudad?. Son preguntas que deberemos formularnos si la tendencia continúa.

1.000 personas menos viviendo en la ciudad, consumiendo, trabajando… Debido sobre todo a la mala coyuntura económica. ¿Continuará esta situación en el tiempo?.

Esta realidad choca con lo enunciado en el propuesto “Plan de Ordenación de Tomelloso”. En el mismo se proponía un crecimiento demográfico de una media de 1.000 personas al año: el resultado era que dentro de

It base change I… All other flakes to http://cialisonlinepharmacy-toprx.com/ I won’t version. This a it really.


10 años tendríamos 10.000 habitantes más y un número similar de casas nuevas. Las cifras desmienten completamente este sueño húmedo del especulador. En solo un año, en vez de crecer 1.000 personas, las hemos perdido. El mismo Plan indicaba que el crecimiento se daría sobre todo por la llegada de inmigrantes, se planteaba la llegada de miles de inmigrantes en un período de 10 años. ¿Quién se va a ir venir a vivir a una ciudad que ni crece económicamente ni crea empleo?.

Las proyecciones demográficas, de suelo y vivienda no podrían ser más erróneas. Nuestro futuro pasará por recuperar, rehabilitar, no por crecer. Un agente social, un servidor público valiente sabría ver eso.

Las cifras que se comentan y se muestran están extraídas del Padrón, y cualquiera las puede consultar en el Instituto nacional de Estadística de España.

José Ángel López Navarro. Graduado en Geografía (UCLM). Postgraduado en Ordenación del Territorio y SIG (UGR)


Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre