Hola, ahí dónde estés, sé que estás llevando alegría y emoción, eso es lo que has ido dando a todos los que te rodearon a lo largo de tu intensa vida.

Gracias a tu forma de ser has conseguido dejar huella en nuestras vidas. Como digo al principio, te echo de menos, pero echarte de menos es estar contigo aún más cerca.

Todo el mundo te quería, desde tu niñez hasta tus últimos años. 

Siempre brindando alegría con tus chistes e ironía, con tu acento inigualable de Tomelloso, tu pueblo, tu vida.

La abuela, tu madre, me decía que eras su pequeño trabajador, ayudando a los demás.

Mi madre, tu hermana pequeña, te adoraba, eras su hermano mayor, el escudo que la protegía ante la adversidad.

Yo, tu sobrina del alma, a la que le dabas todos sus caprichos, la llevabas a Madrid, la gran ciudad. En mis mejores recuerdos siempre estás tú, mi tío To, mi segundo padre, el que estaba ahí para desahogarme, para darme fuerzas en mis peores momentos. 

Mi querido tío To, parece mentira que ya no estés a mi lado, te echo de menos, más de lo que nunca podría haber imaginado. Quién me hará de rabiar ahora, a quién le corregiré a la hora de hablar, a quién le haré cosquillas hasta reventar, a quién le daré un abrazo de oso cuando vuelva de viaje.

Tus amigos de Alcázar, tu segunda casa, no se quieren despedir sin antes decirte algo.

Tus amigos Julían y Jesús:

Querido amigo Antonio, nos cuesta tanto aceptar que ya no estés con nosotros que no se puedo expresar con palabras sino con sentimientos. Te fuiste casi sin decir adiós un martes de cuaresma,  te agradecemos todos los años que nos brindaste con tu amistad, sincera y sin compromisos. En estos momentos tenemos nuestra mente llena de recuerdos imborrables de buenos momentos que siempre hemos compartido juntos y que han quedado marcados con una huella que ni tu muerte podrá borrar, por ello amigo Antonio (Tome o Toño para tu familia) nunca te olvidaremos.

               Que la Virgen de las Viñas te bendiga y te acompañe siempre.

Tu amigo Edu, para ti:

Tome

Tu me dirías “hola joven” y yo te respondería “hola viejo”.

Hace mucho tiempo que te conocí 

Casi tanto que ya no me acuerdo,

Pero de lo que si me voy acordar toda mi vida es de tantos momentos que hemos pasado juntos, los 5 en tu cocinilla, riendo, discutiendo con el calvorotas ”como tú decías”, Tantas reuniones juntos, tantas visitas a la tienda, tantos cafés o manzanillas bautizadas, tantas consulta que me hacías, que las traías escritas en tu libreta reciclada…

Por tantas cosas, siempre te llevare conmigo, en mi corazón, en mis pensamientos.

Te echo mucho de menos Tome.

Ellos serán para mi una presencia en cuerpo y alma tuya.

Tu ausencia se hace complicada, nos has creado un vacío difícil de llenar. Pero es hora de decirte adiós, bueno, mejor un hasta pronto, porque cuando nuestro camino en la Tierra termine, nos encontraremos. No podía despedirme sin antes inmortalizar mis recuerdos, así que por eso te escribo.

 

Mi querido tío To, mi tío del alma, descansa que aquí te recordaremos hasta nuestros últimos días.

Te quiere, tu sobrina Alba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here