Hace ahora 21 años que Ángel Javier Lara López, “Botines”, puso en marcha el restaurante MEXICO LINDO en Tomelloso, y hemos quedado con él para que nos cuente la experiencia y el recorrido del restaurante durante ese tiempo.

enTomelloso: Cuéntanos cómo se te ocurrió y montar un restaurante mexicano en Tomelloso, y cómo fueron los inicios.



Ángel Javier: Pues fue todo muy peculiar. En aquel momento yo tenía un bar de copas en un local aquí al lado, EL KIRI. Ricardo Alameda ya había abierto la SALA BEAT, y me enseñó el local que tenía arriba del bar totalmente diáfano, el cual tenía muchas posibilidades, pero no como bar de copas, sino como restaurante. Por aquella época yo solía ir a Valencia y me gustaba mucho un restaurante mexicano que se llamaba LA CANTINA MARIACHI, así que como el KIRI entonces funcionaba muy bien, decidí invertir los beneficios en montar un restaurante mexicano en el local de arriba de la SALA BEAT. Firmé el contrato con Ricardo, y empezamos con la obra del restaurante.

El primer problema que se planteó fue el básico: No tenía ni idea del funcionamiento de un restaurante mexicano, y además tampoco tenía ningún cocinero mexicano o especialista en cocina mexicana, por lo que decidí llamar por teléfono a la embajada de México en Madrid. Llamé y a la señora que me cogió el teléfono le conté mi proyecto, diciéndole que podría ofrecer trabajo a algún matrimonio mexicano con experiencia en restaurantes y cocina mexicana. La casualidad fue que la telefonista de la embajada de México, Guadalupe (Lupita), daba cursos de cocina mexicana, por lo que vino un par de semanas a Tomelloso y nos enseñó lo suficiente para comenzar, al mismo tiempo que nos puso en contacto con proveedores de mercancía, algo que por aquél entonces era bastante más complicado de encontrar que ahora. Mi madre asumió el mando de la cocina, y mi padre tuvo que aprender a llevar la sala, y así empezamos, con unos principios un poco caóticos, ya que el primer día nos equivocábamos  con los platos, y tuvimos que aprender sobre la marcha. Aunque ellos están ya retirados, gracias al esfuerzo de mis padres este proyecto ha podido seguir adelante.

enTomelloso: Cuéntanos un poco la evolución del restaurante desde los inicios hasta hoy.



Ángel Javier: Pues tuvimos que “españolizarnos” para adaptarnos al gusto de aquí, pues en el curso que nos dio Guadalupe casi todos los platos llevaban especias picantes, así que los clientes no terminaban de adaptarse a esa comida, por lo tanto los primeros dos años fueron de pérdidas, que tenía que paliar con los beneficios de EL KIRI. Tuvimos que hacer una campaña publicitaria con el lema: “La cocina mexicana no pica, pica lo que tú quieras que pique”, pues fuimos quitándole las especias picantes a los platos, y poniendo salsas aparte para que los clientes las pusieran a su gusto. También introdujimos algunos platos “TEX-MEX” como los aros de cebolla, para ampliar la carta, ya que son platos más conocidos aquí.

eT: Una curiosidad; imagino que  habéis tenido clientes mexicanos, y me gustaría saber la opinión de ellos sobre esa comida “mexicana españolizada”.

A.J.: Te puedo contar una anécdota. El director comercial de zona de la cerveza CORONITA, siempre que estaba por aquí cerca venía a comer aquí, así que una vez que vino el responsable de exportación de la marca lo trajo a comer aquí, y salió encantado, diciendo que era la comida mexicana más auténtica que había probado fuera de su país, y la única pega que puso fue el escaso picante de los platos.



De vez en cuando tenemos clientes mexicanos y recibimos buenas críticas excepto por el tema de las especias, que según ellos le restan autenticidad, pero la conclusión a la que llegan después de saber que nos hemos adaptado al gusto español es que es una forma de llevar los sabores de México al mundo.

eT: Por último ¿Cómo os ha afectado la crisis del COVID, y qué habéis tenido que hacer para adaptaros?

A.J.: Desde el primer momento hemos tenido comida para llevar a casa, pero antes la gente venía aquí a recogerla. Desde hace un par de años ya hemos empezado a repartir a domicilio, pero los fines de semana no teníamos ese servicio. A partir del primer confinamiento comenzamos a organizarnos para poder dar el servicio, y pudimos sobrevivir gracias a ello, luego, cuando pudimos volver a abrir, reducimos el aforo, y además de los protocolos sanitarios oficiales con el gel hidro-alcohólico y las distancias, a todos los clientes les medimos la temperatura, rociamos con spray desinfectante, e individualizamos los cubiertos y vajilla empaquetándolos en plástico recién lavados y secados.

Hay que adaptarse a las circunstancias, y aunque el COVID nos ha dado un palo muy grande a la hostelería, nos hemos adaptado lo mejor posible para poder seguir “poniendo picantito a la vida”. Esperemos que podamos volver a la normalidad lo antes posible y seguir con ello al menos otros 21 años más.

Algunos datos curiosos del restaurante*

  • 105.000 botellas de coronita
  • 3.000 botellas de tequila
  • 800.000 tortitas
  • 4.300 kg. de aguacates

*Aproximadamente vendidos en 21 años

RESTAURANTE MEXICO LINDO
C/ Monte, 15 – Tomelloso
Pedidos: 682 11 78 07



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre