El pintor de Tomelloso, Antonio López, uno de los pintores vivos mas reconocidos, ha vivido una divertida (o no tanto) anécdota cuando se encontraba pintando en plena Puerta del Sol.

El pintor, se ha convertido en una atracción turística más de Madrid, se dispone muchas tardes a trabajar cuando la luz y la temperatura se lo permiten, rodeado de gente frente a la Real Casa de Correos. Una estampa excepcional: imagínense viendo de pintar en plena calle a Velázquez, Goya, Rembrandt… es algo histórico.

La anécdota se ha dado en plena grabación del reportaje de Óscar Castellanos para Espejo Público, cuando una patrulla de la Policía Local de Madrid se ha acercado hasta el artista para pedirle «los papeles», que le autorizaban a pintar en medio de la calle. «A mi mi jefe me manda, y tengo que venir a pedirle la autorización. Puede ser Van Gogh o quien sea». Nuestro paisano, en ese momento no encontraba la dichosa autorización, pero a buen seguro que el Policía una vez que se ha percatado de quien era, habrá pensado… «tierra trágame».

Ya tenemos los de Tomelloso otro motivo más para acercarnos a Madrid, pero una cosa, no siempre nos podremos encontrar con nuestro querido Antonio pintando. Será cuestión de probar suerte.

No se pierdan el momento:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here