Tarde de reencuentros y alegría en la Casa de la Cultura de Tomelloso donde Valentín Arteaga ha presentado su nuevo libro de poemas «Mientras la noche va a sus escondites», un libro que define como «algo muy sencillo hecho con un afecto muy grande por Ediciones Soubriet, el cual ha sabido recoger el deseo del autor», lo define como «una antología asequible con un puñadillo de versos muy humildes» apuntaba Arteaga. Los ojos del autor reflejaban el entusiasmo de volver a Tomelloso y los asistentes le devolvieron con aplausos y miradas de admiración el trocito de intimidad que Artega les había entregado esta tarde a través de su obra.

No menos contento estaba el editor del libro, Jaime Quevedo, el cual se mostró orgulloso de contar con Valentín Artega con el que editaron su primer libro y este último, en lo que es el ejemplar nº 111 de Ediciones Soubriet. «Tenemos a Valentín como autor más importante, tanto por cantidad como por calidad». Un libro dividido en dos partes, la primera titulada «De los labios al alma», que repasa la trayectoria de seis décadas como escritor de Artega y la segunda titulada «Las otras oraciones» y con un carácter más religioso, basándose en cánticos poéticos.


Vinicola Inline

Hay que recordar que el autor del libro también es colaborador en El Periódico del Común de la Mancha, el cual dirige Jaime Quevedo y en el que ha publicado artículos de muy alto nivel «en los 606 números ordinarios y más de 200 extraordinarios que llevamos», apuntaba Quevedo. El prólogo del libro es de Antonio Cabrera y el epílogo de Pedro Antonio González Moreno, natural de Calzada de Calatrava. Como dato aparte, Ediciones Soubriet ya está preparando alguna novedad para el centenario del nacimiento de Francisco García Pavón que se celebra en 2019.

Una vez comenzado el acto tanto Arteaga como Quevedo compartieron mesa con el padre Ismael Correa, Prepósito Provincial de los Teatinos que habló sobre la admiración y la devoción que le profesa a Ismael de Tomelloso, santo al que rezan en México; y con la directora de la biblioteca, Rocio Torres que se deshizo en elogios hacia la persona de Valentín Arteaga. Por su parte el concejal de Cultura, Raúl Zatón, se ausentó del acto por motivos personales.


JCCM – Prevencion violacion

A Valentín Arteaga solo le quedó dar las gracias. Más sacerdote que poeta y más poeta que sacerdote, el criptanense confesó al público que no usa la poesía como vía de escape sino como muleta, como apoyo para su día a día. «El arte al final confluye en la plegaria» apuntaba Artega. Un libro que Ismael Correa ha catalogado como «poemas con una luz al final» pues como bien versa el libro «toda oscuridad está condenada a desaparecer».

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here