el hombre del tiempo

 

El tiempo, el meteorológico, hay que asumirlo como venga. Nunca he atendido, ni creído las predicciones del hombre del tiempo y mucho menos he dejado de hacer planes por lo que diga el Brasero o Medina de turno. Aunque el verano se resiste a abandonarnos, me fío mucho más de gestos como el de este amigo que ya ha dado por finalizada la temporada de baños. Por algo será.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre