Salones Epilogo

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️

Fuente: Belén Rodríguez / Lanza



La acusación contra tres guardias civiles de Tomelloso acusados por el cliente de un bar de haberlo torturado se desinfló este miércoles al final del juicio. La acusación particular, que ejerce desde 2014 el supuesto perjudicado, A.M., retiró en vista de las pocas pruebas la acusación de torturas y amenazas a los guardias, y mantuvo la de coacciones y lesiones.

Rubén Barrios, el abogado del denunciante, entiende que los agentes “sobreactuaron” con A.M., al que echaron de un bar sin motivo, golpearon y después coaccionaron para que no les denunciara. Y se basa en el testimonio del acusado “verosímil y persistente en su incriminación”, alegó, y en un parte médico en el se documentan hematomas y “síndrome de estrés postraumático”.


Bodegas Verum

Esta parte, que lleva tres años solicitando 17 años, rebajó la petición a 5 para cada uno de los agentes.

Julián González el abogado que defiende a los guardias se mostró satisfecho del cambio: “Siempre hemos dicho que la calificación era muy excesiva”. No obstante, esta parte pide la absolución y entiende que el denunciante, un inmigrante rumano con antecedentes por maltrato, ha incurrido en contradicciones en su declaración, denunció dos meses después de la supuesta agresión, y ha actuado por despecho. La camarera del bar, a la que estaba molestando según los guardias, era su expareja y él se sentía celoso por la buena relación de las mujer con los agentes.

DO La Mancha 700×200

La defensa cree que el denunciante actuó por despecho, por la amistad de su excompañera sentimental con los agentes, cuando no hay caso. La fiscalía también pide la libre absolución y 5 años la acusación particular

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️


EUROCAJA RURAL PIE


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here