Salones Epilogo

Cien Años de Tren Parra 11

Hasta el pasado 1 de noviembre Jesús Parra ha tenido expuesta en un local dela calle García Pavón una muestra conmemorativa del centenario de la llegada del tren a Tomelloso.  Paneles repletos de fotografías  —algunas de ellas originales—, documentos y una maqueta a escala de la estación, con caminos de hierro por los que circulaban los trenes, incluido el último.


Virgen de las Viñas

Visitamos la exposición en la última jornada, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos. Charlamos con Jesús Genaro, que así es su gracia completa, sobre el ferrocarril. El tren ha sido una constante en Tomelloso en el último siglo y medio.

Jesús forma parte de Mascarat, una asociación de modelismo ferroviario de Alicante. La exposición ha estado abierta durante cinco fines de semana, a ella han acudido más de 200 personas. Para Parra ha sido toda una satisfacción «he proporcionado a los visitantes unos recuerdos que de otra forma no podrían haberlos tenido. A través de las fotos y la maqueta». Ha echado de menos la visita de algún político.


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Jesús ha presentado, en escala N, «lo que hubo en la década de 1960, sus playa de vías y todos los edificios que había entonces». Las construcciones están realizadas con un recortable, editado por el propio Parra, que tiene bastante predicamento en las quedadas y reuniones de aficionados.

Cien Años de Tren Parra 2


DipuCR – Sabores del Quijote

Invatra y los vagones

Repasamos las construcciones y su situación en la maqueta, que es como recordábamos la estación. Parra en uno de los paneles incluye una fotografía aérea de Tomelloso en la que se puede comprobar la certeza del diorama «no he representado Invatra, pues tendría que modificar el tapial».



 La compañía Invatra fue una fábrica de vagones que se fundó en Tomelloso «apareció en 1960. Le dedico parte de la muestra porque hay mucha gente que no pensaba que en Tomelloso teníamos una industria de este tipo. La sociedad era del tomellosero Gustavo Lahoz Serrano y José Baño Bodí, valenciano. La empresa se desplazó a Alcázar una vez cerrada la estación», sin muy buen resultado. «En 1984 la empresa presenta suspensión de pagos y los trabajadores se quedan con ella». En Tomelloso comenzaron haciendo reparaciones de vagones, «continuaron con los foudres, pasando después a las cisternas, en las que se especializan. Hay fotografías de casi 30 cisternas, rotuladas y con propietarios de toda España».

Justo al lado presentaba la memoria de la Liga de Propietarios de Vagones de España, del año 1933 «pero con una curiosidad, que en Tomelloso hay 10 propietarios de vagones».


MANCHATEL – FIBRA ORGANGE INLINE

La locomotora “La Chelito” y su fogonero

También muestra, de la Guía de Tomelloso de 1915, el valor de los billetes y la composición de la Compañía del Ferrocarril Argamasilla-Tomelloso.  Nos explica que la compañía adquirió seis locomotoras, «la número 1 y la número 2, las trae el Obrero de Estados Unidos. La 2 coincide con el final de la Primera Guerra Mundial y se empieza en Europa a potenciar las grandes locomotoras de vapor tipo la Montaña, la Confederación, la Mikado… Esa máquina, la 2, fue la primera de gasolina de Europa. Después compra en Alemania la número 3, de vapor, que era conocida en Tomelloso como “La Chelito”». Esta máquina se hace también famosa por el fogonero que tenía asignada que «hizo que en varias ocasiones rompiera el tope del final de vía y rompiera la tapia que daba al Paseo de San Isidro»



Cien Años de Tren Parra 13

La explosión del gasógeno


Hidymec

El número 4 es un automotor que construye el propio Obrero «coge un coche de balconcillos de su compañía, quita uno de ellos y le hace una cabina acabada en pico, le instala un motor de seis cilindros de un camión Ford y en ese momento se convierte en el primer automotor térmico de España, construido en Tomelloso».

Con motivo de la crisis, «a estos automotores se les instala un gasógeno en la época de la autarquía. En 1953 un gasógeno estalla, en la curva de salida de la estación, matando al conductor».

El Obrero, un futurista

Las dos últimas locomotoras fueron adquiridas de segunda mano en el País Vasco, cuando empezaron a electrificar las líneas mineras.

Jesús Genaro destaca «el espíritu emprendedor de Francisco Martínez. Era casi un futurista. Se trae las primeras locomotoras de gasolina porque eran más económicas que las de vapor. Lo mismo le pasó con el automotor térmico. Compró una descalcificadora en Alemania, marca Electrolux. Con ella trata el agua de Tomelloso, que tenía 32 grados de cal, reduciéndolos a 10 y consiguiendo que La Chelito y las otras locomotoras no tuviesen en 15 años averías por la cal».

El declive

La Compañía del Ferrocarril de Argamasilla-Tomelloso, fundada por Francisco Martínez,  el Obrero,  «emite unas obligaciones en 1922 para poder mantener la línea. Aunque él figurase como presidente de la compañía, realmente era una sociedad de propietarios vascos. La empresa no puede asumir el volumen de deuda, aunque fuese rentable. En 1923 aparece MZA, cuando da en quiebra la compañía del obrero. Después de la guerra civil la RENFE pasa a ser la propietaria».

El cierre de la línea, para Jesús, «se debió a cuestiones políticas. RENFE le pide al alcalde que pusiese un servicio de autobuses de la estación a la plaza. Estas comunicaciones se desoyen. Entonces aparece la Orden Ministerial de cierre en 1970». Jesús nos muestra un informe de la RENFE, fechado en 1943, «prácticamente un inventario de todo lo que había en Tomelloso, que asegura la rentabilidad de la línea». La modernización y actualización de las carreteras también «empieza a hacer la competencia a RENFE. Hay también un declive de viajeros y mercancías».

Cien Años de Tren Parra 15

El futuro

Jesús considera factible la llegada del tren a Tomelloso, pero no el AVE «el bypass entre Manzanares y Socuéllamos es, o hubiese sido, nuestra oportunidad». Jesús lo argumente describiendo Manzanares-Alcázar-Socuéllamos como un triángulo rectángulo. Un tren que venga de Andalucía y vaya a Levante debe ir a Alcázar desde Manzanares (un cateto) y a Socuéllamos (otro cateto). Mientras que de Manzanares a Socuéllamos (pasando por Tomelloso) sería la hipotenusa, una línea recta, más corta (más pequeña que la suma de los dos catetos), más fácil y más barata. «Tomelloso tendría ya tren».

Considera Jesús Parra que «con la liberalización de los ferrocarriles, a alguna compañía le va a interesar este bypass».  Ese sentido, y a pesar de la excelente situación de Tomelloso con respecto a las carreteras, «Lo tiene difícil, pero este medio de transporte tiene futuro. Y tiene futuro en Tomelloso. Es un medio de comunicación mayoritario y ecológico. Pero es necesario que aparezca esa hipotenusa que decimos para que el trazado sea un ahorro, que de hecho mirando en el mapa, ese ahorro “es bestial.  Y entonces Tomelloso que es un pueblo emprendedor volvería a machacar».

Jesús Parra señala que a la actual situación se ha llegado por la ineficacia y pocas ganas de los políticos de Tomelloso, de cualquier color y época, que no han reivindicado ni apoyado suficientemente el ferrocarril. A la vez reivindica el uso del edificio de la estación, pidiendo que en él se organice una Asociación de Amigos del Ferrocarril Argamasilla-Tomelloso. Jesús Parra cedería la maqueta de la estación y reproducciones de todo su material para uso y disfrute de los tomelloseros.

[justified_image_grid flickr_user=85117113@N04 flickr_photoset=72157648691733607]

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here