Belén López Montero, natural de Tomelloso, forma parte de la familia que lleva más de trescientos años dedicándose de una forma u otra al mundo del vino.

Tras casarse con el conde Louis de Limburg-Stirum en 1996, boda que tuvo lugar en Tomelloso, también se la conoce como Belén de Limburg-Stirum, y forma parte de la realeza francesa. La conocida revista «Hola», a través de un reportaje fotográfico recoge cómo su familia y les ha abierto sus puertas de su Castillo en Bélgica, donde reside junto a su marido y sus dos hijos.

En la entrevista, Belén hace varias referencias a su lugar de origen: por ejemplo, cuando explica que trabajaba en el Parlamento Europeo, pero dejó este puesto para dedicarse a Bodegas Verum. Además, habla de su familia y del trabajo que han realizado durante todos estos años; y cuenta como anécdota que envió una botella de vino al rey Juan Carlos, quien le devolvió la misma botella con una nota de ponía «Buenísimo».

Desde Tomelloso y hasta la Familia Real Francesa, Belén ha dado un cambio significativo en su vida, pero sin nunca olvidar sus orígenes. Según relata la revista, conoció a su actual marido en una fiesta de cumpleaños de un amigo en común, el marqués Henri de Assche, en 1995. Este encuentro le ha llevado a formar una familia con él en una mansión con más de 10 habitaciones, dos bibliotecas, un salón de billar y una capilla, y quien ha recibido visitas de personalidades como el Rey Alberto de Bélgica, la Reina Fabiola, o incluso el grupo de música Estopa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here