Entre 600 y 800 personas se han manifestado este sábado por la tarde desde la entrada de la localidad alcarreña de Horche hasta la Plaza del Ayuntamiento tras una pancarta en la que se leía: ‘Horche sin okupas. CaixaBank responsable’, para pedir que se ponga fin a la ‘okupación’ ilegal de viviendas en un municipio en el que hay al menos medio centenar de pisos ocupados, lo que a su vez ha comenzado a generar en la localidad algunas situaciones de incertidumbre e inseguridad.

Convocados por la Asociación Vecinal ‘Defiende Horche’, los vecinos, apoyado por otras asociaciones, han salido esta tarde a la calle para poner de manifiesto el grave problema que sufre el municipio desde hace años, acentuado últimamente con «un sinfín de delitos» como robos, hurtos, amenazas, intentos de agresión, vandalismo, tráfico de drogas, o cómo las propias viviendas eran anunciadas en portales inmobiliarios a 1.200 euros con derecho a luz y agua gratis y creen que no hay derecho, y creen que podría estar vinculado.

Desde la asociación han puesto de manifiesto también como, a consecuencia de esta ‘okupación’ se está generando en el municipio «un verdadero problema de orden público».

«Vivimos bajo un marco legal que protege al maleante, al que asalta una propiedad privada, sea de un banco o de un particular y que automáticamente se convierte en legítimo dueño de lo ajeno y eso lo respalda la ley», apunta el manifiesto al que se ha dado lectura, lamentando que el Gobierno ha dejado claro en la última semana que seguirán amparando al okupa.

Desde la asociación han indicado también que no es un problema aislado de Horche sino que se trata de «un problema de Estado» en el que «los okupas gozan de impunidad asaltando casas e incluso barrios enteros, convirtiéndolos en verdaderos guetos donde las mafias de todo tipo campan a sus anchas riéndose y presumiendo de ello al sentirse protegidos».

La asociación cree que urge la aprobación de una ley estatal contra la ocupación de viviendas, apoyos y soluciones y que se les escuche porque la situación es «insostenible», y han reclamado la implicación y el «compromiso» de las autoridades políticas y del Gobierno.

Hay más de medio centenar de pisos ocupados y desde la asociación consideran que Caixabank, con sus derivaciones inmobiliarias, «no quiere implicarse en el problema», criticando el «pasotismo» de esta entidad, que a su juicio está agravando «el enfrentamiento social».

Además, entre los bloques ocupados en Horche, hay viviendas de propietarios particulares y muchos ya no viven allí; han terminado marchándose porque los okupas les han echado de sus propios pisos, han apuntado desde la propia asociación en su manifiesto.

Por todo ello, desde ‘Defiende Horche’ se muestran convencidos de que han iniciado un camino difícil pero también de que «no tiene vuelta atrás»; por ello, van a seguir trabajando para acabar con las ocupaciones y con la impunidad del okupa que «campa a sus anchas con el beneplácito del poder judicial por la lentitud de sus decisiones».

Han pedido celeridad en las resoluciones judiciales y que la orden de desalojo que está en la Audiencia Provincial se resuelva ya. «No queremos más aplazamientos. No queremos más permisividad», han concluido.

El alcalde de Horche, el socialista Juan Manuel Moral, se ha mostrado muy preocupado por la situación que está viviendo el municipio, «provocada por esos ocupas que están creando temor y miedo a la gente y ninguneando al pueblo».

Por último, Moral ha lamentado que la ley que aprobó el Gobierno de Castilla-La Mancha esté aún «guardada en un cajón» mientras en Horche se vive esta situación de «indefensión», sin poder hacer nada desde el Ayuntamiento porque no son sus competencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here