Javier Navarro 1

Javier Navarro Muelas es el portavoz del Grupo Popular. En el argot parlamentario es el jefe de la oposición. Con 34 años, lleva desde 2007 dedicado a la política municipal. Este profesor de instituto pasó de ser el primer teniente de alcalde en el último mandato de Carlos Cotillas a estar en la oposición.



Charlamos con el concejal valorando este primer año en la oposición y de gobierno del PSOE en Ayuntamiento de Tomelloso. Navarro tiene una charla densa, es, sin lugar a dudas, el político local que es capaz de decir más cosas en menos tiempo

PREGUNTA: —Sorprende que haya personas jóvenes, con el futuro resulto, que se dediquen a la política, tan devaluada y criticada.



RESPUESTA: —Tengo la experiencia de Nuevas Generaciones, un grupo muy numeroso de jóvenes que en Tomelloso están interesados por la política.

Un joven con la vida resulta se dedica a la política porque tiene ganas de hacer cosas por su pueblo. Es necesaria la vocación, sin ella sería imposible estar en esta actividad. Afortunadamente en el partido Popular hay muchos jóvenes que les gusta la política municipal.



P: —¿Cuándo empezó usted en la política? ¿Tenía claro que sus inquietudes políticas se verían satisfechas en el PP?

R: —Tenía claro, con dieciocho años, que quería afiliarme al Partido Popular, pero no lo hice hasta que no tuve más de veinte. Me afilié, con Carlos Cotillas, para participar en un comité ejecutivo. Cotillas era entonces para mí un ídolo, era alcalde de Tomelloso, muy joven y además, era el regidor de las mayorías absolutas del PP. A partir de ahí he intentado ir participando según las posibilidades. Cuando ingresé en el Partido Popular estaba estudiando en Madrid, pero me apunte a Nuevas Generaciones en Tomelloso porque mi vocación era hacer cosas por esta ciudad. Y hacerlo desde un partido con el que compartía, no voy a decir la totalidad, pero si un porcentaje importante de ideales.



Cuando en 2007 se me propone ir en una candidatura no tuve el menor reparo, eran mis ideales y la gente de mi entorno sabía de mis inquietudes, con lo cual no me importaba significarme políticamente. Lo que sí me sorprendió, y tengo que agradecérselo a Carlos Cotillas, fue ir de número trece, cuando en las elecciones anteriores el PP se quedó muy cerca de sacar ese número de concejales. Vi posibilidades de salir, y así fue. A partir de ahí la política me ha ido entusiasmando cada vez más y he tenido la suerte de que el PP me ha ido dando una cuota de participación y decisión más importante.

P: —Entonces, ¿Cuánto tiempo lleva en el Ayuntamiento de Tomelloso?



R: —Desde el 2007. Entré con 25 años y ahora tengo 34, con lo cual ya llevo nueve años y pico… Y muy contento. Han sido ocho años en el equipo de gobierno en los que he tenido la suerte de colaborar para que Tomelloso haya crecido como ciudad.

P: —¿Le ha sorprendió Tomelloso cuando lo conoció más a fondo dadas sus ocupaciones consistoriales?



R: —El entrar como concejal me posibilitó, aun siendo joven, conocer una parte de Tomelloso que desconocía. Lo primero que más me sorprendió fue la feria. Como joven solo conocía la feria de noche y lo que descubro son unas fiestas completas, con todo tipo de actos que desconocía completamente. El día de mañana, cuando no esté en el Ayuntamiento, pienso seguir asistiendo a ese tipo de actos porque me han enamorado. Descubro tradiciones que creía que estaban olvidadas, también un asociacionismo vecinal importante. A mi Tomelloso, a partir del 2007, me maravilla y me enamora.

P: —Durante este tiempo como concejal, ha estudiado, se ha preparado oposiciones, ejerce como profesor, se ha casado…

R: —Creo que la política municipal absorbe mucho pero la vida tiene que continuar. Los jóvenes que participamos en política no tenemos que depender de ella. Debemos tener una vida paralela y, sobre todo, una vida profesional. Un concejal debe tener su sustento económico aparte del Ayuntamiento. Tomé la decisión de compatibilizar la política con mi profesión, que es la docencia, estoy muy en contra de quienes son concejales y no han trabajado nunca y que no tienen donde ir cuando acaben como ediles. La candidatura que presentó el PP a las pasadas elecciones municipales, los siete concejales tenemos una profesión que no nos hace depender de la política, algo que otros partidos no pueden decir.

P: —Entonces, ¿el estar en política es algo provisional?

R: —Totalmente. Recuerdo que cuando entré en el Ayuntamiento un trabajador municipal me dijo que “no hay nada más interino que un político”. Llevaba toda la razón, en la política hoy se está y mañana ya no. Es un perjuicio personal muy importante si piensas que vas a estar siempre. Y aparte de eso, cuando tú tienes un sustento económico independiente del Ayuntamiento, es lo que te hace es estar, tanto en el Consistorio como en la política, siempre que tienes ganas y fuerzas.

P: —Muy joven, y por distintas circunstancias, en la pasada legislatura tuvo que hacerse usted cargo, prácticamente, del Ayuntamiento de Tomelloso.

R: —En 2011 iba de “número tres” en la candidatura. Por las circunstancias políticas de Carmen Casero, pase a ser el número dos cuando ella fue nombrada consejera. A partir de ahí, gracias a la confianza que me dio Carlos Cotillas, fui portavoz del equipo de gobierno y la segunda cabeza visible del Ayuntamiento. Cotillas en los tres años que ocupé ese puesto me dio toda su confianza, una época en la que aprendí mucho.

P: —Sí, pero su labor fue poco visible…

R: —Considero que el puesto de “número dos” no tiene que ser un puesto político visible. Es más bien muy técnico y de trabajar, no voy a decir en los despachos, pero sí coordinando a tus compañeros y realizando las funciones que son propias del alcalde y, por circunstancias, tiene que llevar a cabo otra persona.

P: —Cambiando de tercio, ¿es el PP un partido honesto?

R: —La honestidad de un partido la dan sus personas. Toda la gente que conozco en el PP es gente honesta. No puedo permitir que se diga que partido es corrupto, sería admitir que yo soy corrupto. Como en toda la sociedad hay puntos negros que hay que eliminar e intentar que no existan, no solo en el PP, en el resto de los partidos y en toda la sociedad. Es tan grandísimo el porcentaje de gente honesta que no admito que se pueda decir que el PP es un partido corrupto.

P: —Usted pasó, como diría Lope de Vega, en horas veinticuatro, de ser el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tomelloso, gestionando la mayor victoria del PP a ser el portavoz del Grupo Popular, en la oposición y en minoría, tras perder las elecciones.

R: —Es un cambio de etapa. En política hay que asumir lo más pronto posible el lugar que te dan los ciudadanos. Todo el mundo pudo comprobar mi estado del ánimo el día de las elecciones, pero al día siguiente te levantas y decides amoldarte a la situación que tienes. Pasamos de una mayoría absoluta muy amplia a ser el segundo partido del pueblo. Te vuelves a levantar, como digo, con el mismo ánimo que tenías, trabajar por tus vecinos, en este caso, desde una posición diferente. Creo que esto nos va a enriquecer al partido Popular en Tomelloso, nos va a dar la oportunidad de crecer, trabajando por la ciudad y los vecinos desde otra posición. Creo que todo es positivo y sucede porque tiene que suceder.

Lo más fácil hubiera sido que tras ser concejal de gobierno, ahora que venga otro y asuma esta responsabilidad. Pero son tantas las ganas que tengo de trabajar por Tomelloso y mi partido que decidí asumir el reto de estar estos cuatro años en la oposición e intentar devolverle al PP el gobierno de la ciudad. Sobre todo, por la motivación de que es el mejor partido que lidere el proyecto de Tomelloso.

P: —Hace unas semanas se cumplió el primer año de gobierno de Inmaculada Jiménez, ¿cómo lo valora?

R: —Como ya dije, es un año de oportunidades perdidas. Se puede decir que, en gran medida, ha sido un año improvisado en el que se ha vivido de las rentas del anterior equipo de gobierno. Estamos hablando de un superávit de un presupuesto dotado únicamente por el PP y de una serie de obras que dejó el Partido Popular, no solo con el proyecto aprobado, también la financiación. Este año el equipo de gobierno ha vivido de las rentas, de la improvisación y de espaldas a lo que prometió. El PSOE prometió ser un equipo de gobierno trasparente, cercano a los ciudadanos y con una dedicación exclusiva a los vecinos. Lo que vemos son personas que han ido a alcaldía a pedir cita, que la tienen pendiente desde septiembre o asociaciones que no saben si van a contar o no con el Ayuntamiento. Hay actividades que se han realizado sin ningún tipo de problemas que no sabemos si se van a hacer o no. Vemos un Ayuntamiento muy convulso, con gente cabreada que en otros momentos no lo ha estado. Vemos crispación e improvisación y eso lo da un gobierno que no tiene las ideas clara y que gobierna de espaldas a los ciudadanos.

P: —Ahora desde la oposición, usted y su grupo hacen propuestas que mucha gente se pregunta por qué no las llevaron a cabo cuando han estado 20 años al frente del Ayuntamiento.

R: —Al principio había muchos ciudadanos que decían eso, “es que habéis tenido veinte años”. Pero es otra de las cuestiones que tengo asumida, hemos estado dos décadas, somos responsables de todo, tanto de lo bueno como de lo malo. Pero porque hayamos estado veinte años al frente del Ayuntamiento de Tomelloso no vamos a dejar de proponer. Vamos a proponer inversiones porque en Tomelloso hay que invertir todos los años, el hecho de que hayamos estado 20 años en el equipo de gobierno no quiere decir que en 2016 no haya que proponerlas, y en 2017. Y, por ejemplo, el mantenimiento de las zonas ajardinadas es diario y por haber estado 20 años no vamos a dejar de denunciar el nulo mantenimiento de los parques y jardines. La labor de la oposición es el control del gobierno y la realización de propuestas.

P: —¿Está contento de la labor del Grupo Popular en la oposición?

R: —Muy contento, pensaba que nos iba a pesar más, que iba a ser un año más difícil.  Pero tal vez el hecho de que se incorporaran caras nuevas como Cristóbal Moraga o Teresa Giménez, nos ha hecho levantarnos lo antes posible. Además, nos hemos sentido muy arropados por las personas que nos votaron. Este año ha sido muy positivo para el Grupo Municipal, hemos podido realizar muchas propuestas. Conseguimos que se bajara el IBI, que no se subiera el impuesto de circulación, que se aprobara la reforma integral de la calle Azucena, que se modifiquen las adendas para los usos del auditorio, que se aumente la partida para arreglo de caminos. Hemos presentado 21 enmiendas a los presupuestos, propusimos que se bajaran las tasas de las escuelas infantiles, que se reformulen las tasas del Conservatorio. Seguimos proponiendo cuestiones de nuestro programa electoral. En esa parte nuestra labor ha sido muy positiva y enriquecedora.

Hay que lamentar que en este equipo de gobierno todo lo que viene con el sello del PP es mirado con recelo y se aparca un  tiempo hasta que se olvida que es del Partido Popular y lo intentan hacer suyo, como la calle Azucena.

P: —Ahora en la oposición, el PP crítica las mismas cosas, como el Hospital o la sanidad, por las que recibía reproches cuando estaba en el gobierno…

R: —  El tema de la sanidad creo que es un caballo de batalla muy importante. Con Inmaculada Jiménez en la oposición, en todos los plenos se ponía de relieve la situación del Hospital y ahora parece que molesta. Pero porque moleste no vamos a dejar de denunciar que la sanidad, no solo no está igual que estaba sino que está peor. Hay menos profesionales en el Hospital, las listas de espera son mayores y la señora Jiménez que parecía que lo iba a solucionar todo, lo que está demostrando es que no solo no lo soluciona es que está colaborando a que se empeore.

P: —Parece que las mismas reivindicaciones que les hacían a ustedes son ahora las que hacen ustedes.    

R: —La diferencia es que el PSOE, por ejemplo, ha contado con el apoyo de ciertos colectivos, que han abandonado esas propuestas y que nosotros, ante una situación peor no contamos con ese apoyo. Y la situación está peor que estaba. Hay que preguntar por qué hay colectivo que cuando gobierna el PP salen a la calle a reivindicar lo que consideran justo y cuando gobierna el PSOE no salen a la calle

P: —Nos encontramos con el Ayuntamiento más plural que ha tenido Tomelloso, les toca a todos arrimar el hombro…

R: —Hay pocos ayuntamientos en la región que tengan tanta representación. Es positivo en cierta medida, te tienes que poner de acuerdo con muchos puntos de vista muy distintos. Pero también es lo que han querido los ciudadanos, por lo tanto, es nuestra obligación ponernos de acuerdo.

P: —¿Cómo prevé los próximos tres años?

R: —Se va a ver claramente que no hay un proyecto de futuro del PSOE para Tomelloso y espero que los ciudadanos vuelvan a confiar en el Partido Popular.

P: —¿Tiene inquietudes por saltar a la política nacional?

R: —Mi mayor aspiración política es trabajar por Tomelloso y los tomelloseros. Me gustaría, mucho más, tener mayor responsabilidad en Tomelloso que cualquier tipo de responsabilidad fuera.

P:  —No es que pretendamos jubilarlo ni mucho menos pero, ¿con qué se quedaría de todo el tiempo que lleva en labores municipales?

R: —El haberle solucionado un problema a cualquier vecino de Tomelloso. La mayor satisfacción de un tomellosero es trabajar para otro tomellosero. Me quedo con los agradecimientos sinceros de algunos vecinos por haberles solucionado sus problemas, tal vez no de gran calado pero muy importantes para ellos.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre