Salones Epilogo

[Fragmento]


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Media hora más tarde estaban casi al final de la avenida Aconquija, en una de las zonas más exclusivas de Yerba Buena, rodeados de caserones imponentes que se alzaban en medio de amplios jardines. Estaba oscura la zona y el aire que se colaba por las ventanillas de la camioneta les traía ahora algo de la humedad y la frescura del cerro San Javier. Al fin, se metieron por una calle enripiada y penumbrosa y comenzaron a observar las viviendas. Un poco más adelante se cruzaron con un patrullero que salía para la avenida, sin novedades. Después de dar varias vueltas muy despacio, el gitano estiró un dedo hacia el parabrisas y opinó:

―Mire, don Reyna. ¿Qué le parece esta?


DipuCR – Sabores del Quijote

El gordo pisó el freno y la camioneta se detuvo con un sonido de latas. Apagó el motor y los cuatro se quedaron un momento en silencio. Observaron. Estaban debajo de la sombra de un paraíso que apenas se movía con la brisa de la noche. Un poco más adelante, desde el medio de la calle, el alumbrado echaba una luz tenue pero muy blanca, que daba a la escena el aspecto tétrico de escenografía de teatro pobre. Frente a ellos, sin embargo, haciendo esquina, no había el menor indicio de pobreza, sino un caserón lujoso, rodeado de un jardín con faroles y varios autos estacionados en el césped. Afuera no había nadie, pero en el interior de la casa, tras la cortina de los ventanales, se advertía algún movimiento: música y el trasiego de personas. Tal vez una reunión familiar.

―Linda joda, che ―reflexionó Reyna.


Hidymec

No circulaban vehículos y no se veía a nadie por los alrededores. El patrullero no volvió a aparecer.

―¡Qué autazos! ―clamó el gitano.


Dipu CR – Aniversario Edificio

Los dos de atrás no decían nada, así que el gordo se giró para verlos; Alberto tenía una pistola 9 milímetros en la mano: era un arma plateada, enorme. El Orejudo sacó un revólver calibre 22 y lo apoyó en las rodillas para revisarlo. El sonido de la música les llegaba apagado desde la casa, con el ritmo machacante de un lavarropas viejo. Con una seña, Reyna les indicó el respaldo trasero de la camioneta y se quedó observándolos. Marcelo metió la mano detrás y sacó una carabina como las que se usan para la caza, pero con el caño recortado, y se la pasó al gordo.

―¿Se animan? ―preguntó Reyna.


DipuCR – Sabores del Quijote

―Para eso vinimos, ¿no? ―respondió Alberto, y abrió la puerta de la camioneta.

―Vamos, maestro, que esto es pan comido ―comentó el Orejudo. Cuando se bajaron los tres, el gitano se pasó al asiento del conductor.


DipuCR – Sabores del Quijote

Reyna llevaba un pantalón de vestir y una camisa clara que le quedaba un poco chica, arremangada hasta la mitad del antebrazo; así, sesentón y obeso, sin la menor prevención, con el arma en la mano, cualquiera hubiera dicho que el gordo era un comisario de la Brigada de Investigaciones.

―En media hora estamos de vuelta, como mucho ―aseguró.



Enfilaron para la casa, Reyna iba al frente, seguido por Alberto y Marcelo unos pasos más atrás. Cuando estuvo delante de la puerta principal, el gordo, sin molestarse en ocultar el arma, tocó el timbre.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here