La Universidad de Castilla-La Mancha, la Junta de Comunidades y la Fundación Globalcaja Horizonte XXII han dado a conocer esta mañana el Informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) Castilla-La Mancha en el Campus de Toledo, en un acto en el que han estado presentes el rector, José Julián Garde; la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco; el presidente de la fundación, Rafael Torres; además del director del informe Juan José Jiménez, y la vicerrectora e integrante del equipo investigador, Ángela González. Se trata del octavo año consecutivo en el que se lleva a cabo este informe, de carácter único, en Castilla-La Mancha.

El proyecto GEM (Global Entrepreneurship Monitor) nació en el año 1997 como una iniciativa de la London Business School y del Babson College para crear una red internacional de investigación en el entorno de la Creación de Empresas. Una de sus aportaciones más destacadas es el informe global anual, en el que se proporcionan los indicadores de actividad emprendedora, así como un diagnóstico general de las condiciones para emprender, entre otras muchas informaciones.



Colaboración público privada para el emprendimiento

El presidente de la fundación intervino en primer lugar para destacar que el Informe GEM es producto de la colaboración público-privada generada para promover el emprendimiento en la región y poner en valor el tejido empresarial. Torres ensalzó la labor que realizan los empresarios al crear trabajo y riqueza, como base de la sociedad, y recordó que es necesario proteger su figura, por una parte con un gobierno que procure apoyo y confianza, y por otra con una universidad que imparta enseñanzas que son la base del proyecto. Rafael Torres explicó que para la Fundación Globalcaja HXXII, el Informe GEM sirve de base para la creación de proyectos como Desafío Rural, la plataforma para promover la creación o implantación empresas en municipios castellano-manchegos de menos de 30.000 habitantes. Torres, que agradeció al Gobierno regional y la UCLM su disposición en esta materia, concluyó refiriéndose a que “atravesamos tiempos muy difíciles” con la crisis sanitaria y económica, y abogando por promover el progreso y prosperidad de nuestra región “basados en el trabajo, el esfuerzo y la ética”.

Patricia Franco agradeció la colaboración y el trabajo que permiten “un informe que arroja luces y sombras sobre la situación del emprendimiento” y “marca puntos en los que el Gobierno tiene que incidir”. La consejera subrayó el apoyo del Gobierno de la región a las iniciativas de autónomos, algo necesario “sin olvidar nuestra hoja de ruta”. Así, habló de la necesidad de encontrar un punto de equilibrio entre las medidas que se requieren para afrontar la crisis, y que han supuesto desde su inicio un desembolso de 58 millones de euros, y la solución de los retos estructurales.



“Hay que seguir potenciando la consolidación del emprendimiento, y el mantenimiento de la actividad emprendedora, que está por encima de la media nacional en actividad consolidada”, afirmó, con otros aspectos a trabajar como el ámbito rural, facilitando el relevo generacional en los negocios. Franco quiso reflexionar sobre algunos aspectos del informe como la mejora en la percepción de quienes emprenden como buena opción profesional, la brecha de género en materia de emprendimiento, con 2 puntos por debajo el femenino sobre el masculino; el incremento del miedo al fracaso; y lograr que la financiación no sea cuello de botella. Sobre este último punto recordó que el Gobierno dispone de Financia Adelante, a través del Instituto de Finanzas y Aval, para facilitar financiación en condiciones ventajosas a iniciativas emprendedoras.

José Julián Garde cerró el turno de intervenciones manifestando su reconocimiento al equipo investigador y a los implicados en esta iniciativa, a la vez que reflexionando sobre la importancia de la colaboración público-privada “que debemos extender” por su potencial para la generación nuevas iniciativas y que, aseguró, “va a ser una tendencia en la Universidad”. El rector realzó el valor añadido del informe por su continuidad en el tiempo, lo que permite tener acceso a hacer un seguimiento de los datos y conocer la evolución. De cara al futuro, manifestó la intención de promover la transferencia de I+D+I, comprometiéndose a poner en marcha actuaciones encaminadas a ese fin. Como ejemplo señaló dos en las que están trabajando: el Erasmus Rural, dirigido a luchar contra la despoblación, y el programa Doctorados Industriales en las empresas.

Sube la TEA un 10,9%



Como dato especialmente relevante, el informe recoge el incremento de la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) en un 10,9%, lo que la sitúa en 6,1 y a Castilla-La Mancha como la quinta por TEA del país y por encima de la media nacional. En cuanto a la percepción de oportunidades para emprender en Castilla-La Mancha, crece hasta el 33,8 %, frente al 22,3% del anterior informe.

El Informe GEM presenta los indicadores básicos de la actividad emprendedora en la región, y se sirve de dos encuestas como fuente de información: una llevada a cabo entre la población de 18 a 64 años, con una muestra de 1.000 encuestados, y otra por 48 expertos en diferentes áreas, para describir valores, percepciones y actitudes de la sociedad ante el emprendimiento; el entorno de emprendimiento visto por un panel de expertos; analizar el proceso emprendedor y la dinámica empresarial y ofrecer una descripción de las iniciativas nacientes, nuevas y consolidadas, fases en que clasifica a las empresas en función del tiempo de vida y estado de creación, así como el perfil tipo del emprendedor.



El resultado es el indicador definido como Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), desagregado en cuatro componentes: emprendimiento potencial, emprendimiento naciente, nuevo emprendimiento y empresa consolidada. Esta tasa es el resultado de la suma del porcentaje de emprendedores nacientes, es decir, aquellos que no llevan ni tres meses pagando el salario de su equipo, y el porcentaje de emprendedores nuevos, o cuyo pago de salarios oscila entre 4 y 42 meses, sobre la población española de entre 18 años y 64 años.

¿Cómo es el emprendedor castellano-manchego?

El emprendedor en nuestra región sigue siendo con mayor frecuencia un varón, de entre 45 y 54 años, con estudios de Educación Secundaria, que emprende con fondos propios o familiares y pertenece a segmentos de renta alta. Sus motivaciones son crear riqueza, en primer lugar, pero buscan también marcar una diferencia en el mundo (impacto social).



En la mayoría de los casos, se trata de casos de autoempleo, en empresas no innovadoras, y de baja intensidad tecnológica. Las empresas en fase emprendedora son innovadoras en productos y procesos ligeramente por encima de media nacional, mientras en las empresas consolidadas muestran un nivel de incorporación de innovaciones reducido.

Por sectores, el de mayor actividad es el de servicios orientados al consumo (50,8%), seguido del sector transformador, que aumenta (24,6%), el dede servicios a empresas (16,4%), y el extractivo (8,2%).



La intensidad tecnológica de las iniciativas emprendedoras es baja, y sobre la orientación internacional más del 83% del mercado carece de ella.

En cuanto a la percepción de los expertos lo mejor puntuado son las infraestructuras físicas, seguido de los programas gubernamentales y la educación post escolar. Sobre los obstáculos para emprender, marcan la financiación, seguida de las normas sociales y culturales. Los expertos consideran que los apoyos facilitadores más relevantes son los programas gubernamentales para el fomento del emprendimiento, la capacitación de la mano de obra, y la transferencia de I+D.

El informe completo está a disposición de todos los interesado y puede descargarse en la página web de la UCLM (www.uclm.es) y la Fundación Globalcaja Horizonte XXII (www.horizontexxii.com).



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre