El consejero de Sanidad, Jesús Fernández, ha asegurado que el Gobierno regional se plantea hacer un nuevo convenio sanitario con la Comunidad de Madrid o romper definitivamente el actual cuando el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha pueda asumir las prestaciones que la sanidad madrileña ofrece ahora a los pacientes derivados de la provincia de Guadalajara.

Preguntado por la cantidad que Castilla-La Mancha adeuda a Madrid por la prestación de este servicio, ha dicho desconocer a cuánto asciende la factura pues hay cantidades con las que no están de acuerdo, por servicios «que no se han hecho». «Estamos buscando fechas para reunirnos para ver cómo facturar el 2017 de la parte de Guadalajara».



Sobre los efectos que la ruptura unilateral de este convenio tendría, el consejero ha asegurado que Madrid no puede reclamar nada por los vecinos de Toledo, «porque no se ha hecho nada» y en el caso de los derivados de Guadalajara, ha explicado que el convenio también ha sufrido un «descalabro» pues sólo asisten a vecinos de esta provincia en Neurocirugía y Cirugía Pediátrica. Y es que se ha dejado de derivar a pacientes de medicina nuclear al hospital Puerta de Hierro, pues ya son tratados en Guadalajara.

En cuanto a Toledo, y tras afirmar que fueron muy pocos los vecinos del norte de la provincia que decidieron ser atendidos en Madrid, ha reiterado que los hospitales de Parla y Aranjuez, donde serían tratados, no tienen la cartera de servicios que tiene el hospital de Toledo. «Ellos hacían lo barato y la medicación, algunas operaciones y el transporte lo pagábamos nosotros. Ellos mejoran la cuenta de resultados de gestión privada de esos centros y nosotros nos comemos los marrones», ha criticado.



Y es que el consejero, que ha defendido que el Gobierno de la comunidad vecina es consciente de que la provincia de Toledo no va a estar conveniada «nunca», ha añadido, a modo de ejemplo, que de llevarse a cabo el convenio sanitario en esta provincia el Centro de Salud de El Quiñón en Seseña, inaugurado la pasada semana, no se hubiese hecho.

«La mejor forma de reconocerlo es que Cospedal y alcalde lo paralizaron porque la idea era eliminar tarjetas sanitarias de Castilla-La Mancha haciendo que los pacientes que se acogieran al convenio sanitario con Madrid. Pero ni el propio Carlos Velázquez se acogió a él. Cuando no lo hizo el alcalde es porque no tenía mucho interés», ha apuntado.



Dicho esto, el titular regional de Sanidad ha concluido insistiendo en pedir al Gobierno central que recupere el Fondo de Cohesión, como ha existido siempre, para que los ciudadanos puedan ser atendidos en cualquier lugar sin la necesidad de tener convenios.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre