12 C
Tomelloso
sábado, 18 mayo

La AIReF prevé que C-LM alcance un déficit del 0,3 % del PIB en 2024

El organismo recomienda que se vigile la ejecución del presupuesto

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé que Castilla-La Mancha alcance un déficit del 0,3 % del PIB en 2024, empeorando la estimación del informe anterior.

Además, aprecia riesgo de incumplimiento de la regla de gasto en la comunidad para 2024 y estima que su cumplimiento llevaría a la comunidad a un superávit del 0,2 % del PIB, según figura en el ‘Informe sobre los Presupuestos Iniciales de las Administraciones Públicas 2024’ presentado por la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, este jueves en rueda de prensa.

Según la AIReF, la región estima alcanzar el equilibrio en 2024 y considera que el gasto computable disminuirá ligeramente. A medio plazo, la AIReF mantiene las previsiones de medio plazo al final del período que podría estabilizarse en un déficit del 0,5 % del PIB.

Por su parte, el gasto primario neto de medidas de ingresos crecerá una media del 3,3 % durante el periodo en ausencia de medidas adicionales.

La AIReF recomienda a la Comunidad Autónoma que vigile la ejecución de su presupuesto adoptando las medidas que estime pertinentes para corregir el crecimiento del gasto computable a efectos de la regla de gasto y evitar así el deterioro estructural de sus cuentas a medio y largo plazo.

A nivel general, por subsectores, la AIReF estima para la Administración Central un déficit del 2,7 % del PIB en 2024, lo que supone una reducción de cuatro décimas respecto a la previsión anterior.

Inma Delgado Fotografía New Born

Para las comunidades autónomas, la AIReF empeora tres décimas el déficit previsto para 2024, hasta el 0,1 % del PIB. Sin embargo, la cifra supondrá una mejora sobre el cierre de 2023 que se debe, fundamentalmente, a los ingresos extraordinarios de la liquidación del sistema de financiación.

En el caso de ayuntamientos, la AIReF empeora una décima el superávit previsto para 2024, situado ahora en el 0,1 % del PIB. Esta cifra, sin embargo, supone una mejora respecto al cierre de 2023 por la liquidación del sistema de financiación, que será extraordinariamente alta en 2024.

CRECIMIENTO

En su informe, la AIReF ha elevado del 1,7 % al 2 % su previsión de crecimiento para el Producto Interior Bruto (PIB) español en 2024, al tiempo que ha mantenido su proyección para el déficit público este año en el 3 % del PIB, en línea con las estimaciones del Gobierno.

No obstante, a medio plazo, el organismo independiente advierte de que el crecimiento convergerá progresivamente a la cifra potencial de en torno al 1,3 %, que el déficit se estabilizará en torno al 3,2 % y que la deuda pública permanecerá por encima del 100 %.

En él se advierte de que, ante este escenario a medio plazo, serán necesarios ajustes para cumplir con el nuevo marco fiscal europeo, que se reactiva este mismo año.

En este sentido, la institución prevé que este año España incumplirá la recomendación específica europea que limita el gasto del conjunto de Administraciones Públicas. En concreto, la AIReF estima un incremento total del gasto primario neto de medidas de ingresos de las Administraciones Públicas del 4 %, superior al 2,6 % exigido por Bruselas.

Además, la AIReF ha alertado sobre el riesgo de incumplimiento de la regla de gasto, en este caso nacional, por parte de la Administración Central, todas las comunidades autónomas y diez ayuntamientos.

Más allá de las consecuencias legales que pudieran derivarse del incumplimiento formal del actual marco fiscal nacional o de la recomendación específica europea, la AIReF ha advertido de que un elevado crecimiento del gasto computable en 2024 implica un deterioro de las finanzas públicas a medio plazo en un contexto de elevada deuda que, además, elevaría el ajuste exigido por el nuevo marco fiscal europeo.

AJUSTE DEL 0,63 % ANUAL DURANTE CUATRO AÑOS

En todo caso, la institución tiene «la certeza» de que España tendrá que hacer «un ajuste», según ha advertido Herrero. En concreto, la AIReF obtiene un rango de ajuste de 0,63 % anual en cuatro años, alrededor de 9.000 millones anuales, y del 0,43 % anual, unos 6.000 millones al año, si el periodo de ajuste se extiende a siete años.

El informe de la AIReF refleja que la economía española mantendrá en 2024 un crecimiento notable, del 2 %, sustentado por el dinamismo del consumo privado y por una expansión de la inversión condicionada al despliegue de las inversiones asociadas al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Como consecuencia de esto, la AIReF ha revisado ligeramente al alza, hasta el 5,2 %, el crecimiento nominal del PIB.

Bogas Bus

A partir de 2024, la AIReF plantea un escenario de convergencia gradual hacia el crecimiento potencial de largo plazo, que se sigue estimando en torno al 1,3 %. En concreto, estima que la economía española crecerá un 1,5 % en 2028.

En este sentido, la institución proyecta una disminución de la deuda pública este año de 1,8 puntos, situándola en el 105,8 %, una reducción sustentada por el mencionado crecimiento del PIB nominal.

Esta previsión mejora ligeramente la previsión planteada por el Gobierno en el borrador del Plan Presupuestario para 2024 (106,3 %) y está en el rango de las últimas previsiones del FMI (104,7 %) y la Comisión Europea (106,5 %).

Las estimaciones de la institución apuntan a que las Administraciones Públicas cerrarán 2024 con un déficit del 3 %. En 2025, mejorará una décima adicional (2,9 %), aunque empeorará unas décimas, tras la retirada de las medidas temporales anticrisis, hasta estabilizarse alrededor del 3,2 %.

CRECIMIENTO DEL 6,2 % DE LOS INGRESOS

La AIReF prevé que los ingresos crecerán en 2024 un 6,2 %, situándose en el 42,5 % del PIB, 43,9 % incluyendo los ingresos del PRTR. Este nivel sería dos décimas de PIB inferior a lo previsto en el informe anterior. A medio plazo, estima un incremento progresivo de los ingresos hasta alcanzar el 43 % del PIB en 2028, nivel una décima inferior al estimado en el informe anterior.

La evolución de los ingresos tributarios está ligada al impacto de las medidas aprobadas para el periodo de proyección. En el caso de los impuestos sobre la producción y las importaciones (impuestos indirectos), en 2024 se estima un peso PIB del 11,6 %, dos décimas por encima del año anterior por la retirada gradual de las rebajas fiscales establecidas para paliar la subida de precios, y un incremento de una décima adicional tras su completa retirada en 2025.

En 2026, se reduce dos décimas por la extinción del gravamen temporal a empresas energéticas, manteniéndose después una senda descendente por la evolución de los Impuestos Especiales hasta alcanzar el 11,4 % del PIB al final del periodo proyectivo.

Para los impuestos de tipo renta (impuestos directos), se estima un peso del 12,9 % del PIB en 2024, con un crecimiento que se ralentiza hasta 2026 por la extinción del gravamen temporal a empresas financieras y del efecto de la limitación temporal a la compensación de pérdidas del Impuesto sobre Sociedades, y que se acelera desde 2027 hasta alcanzar el 13,5 % del PIB en 2028.

Por su parte, los gastos se situarán en 2024, sin incluir el PRTR, en el 45,4 %, también dos décimas por debajo de lo previsto en el informe anterior. A medio plazo, los gastos incrementarán su peso sobre el PIB hasta alcanzar el 46,2 % en 2028, algo más de una décima menos que el informe anterior.

IPC del 3,1 % en 2024 Y EL PARO SEGUIRÁ POR ENCIMA DEL 10 % EN 2028

En el ámbito de precios, el organismo ha revisado a la baja sus estimaciones de crecimiento del Índice de Precios al Consumo (IPC) esperado para 2024 una tasa del 3,1 %. En cambio, mantiene el crecimiento esperado del deflactor del PIB en el 3,2 %, ya que este indicador refleja en mayor medida las presiones de precios domésticas.

A su vez, se espera que la tasa de paro descienda al 11,6 % en 2024, frente al 12,1 % de 2023, proyectándose una contención progresiva hasta el 10,3 % en 2028.

+ Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí