¿Qué más tiene que ocurrir para que respondamos unidos? Es la cuestión que el Presidente Pedro Sánchez realizó en el Congreso ante la oposición de tierra quemada que practica el PP. Parece que una pandemia mundial que dura más de dos años, la erupción del volcán en la Palma o una guerra en Europa no son motivos suficientes para atisbar en la oposición un mínimo sentido de Estado.

Ni en la respuesta ante la pandemia, ni en la guerra de Putin contra Europa. El PP ni está, y lo que es peor, ni se les espera para apoyar a nuestro país. La directriz del nuevo PP sigue siendo la misma que la del viejo: caña al Gobierno aunque caiga España y pactos con la extrema-derecha. Éstos avalados ya bajo el mandato de Feijóo, para escarnio de todos los populares europeos.

Santiago Apóstol

Dan igual las catástrofes, la del 2020 con el COVID o la del 2022 con Ucrania, el PP sigue instalado en el 2018, cuando el Parlamento revocó al gobierno Rajoy por la corrupción y en el 2019, cuando en dos ocasiones la ciudadanía española decidió con su voto que Pedro Sánchez fuera presidente.

El problema es que España no se puede permitir que el principal partido de la oposición siga anclado en el 2018. Ya estamos en el 2022, es momento de impulsar con más fuerza medidas contundentes y justas. El gobierno las pone en marcha con su Plan Nacional contra los efectos de la guerra en las familias. En esa respuesta necesitamos un PP que haga oposición constructiva, que esté cuando el país y la ciudadanía lo requiere, como es el caso.

Hay que ser consciente de la situación, la guerra de Putin no es únicamente contra un país soberano como Ucrania, lo que pretende es desestabilizar las democracias de la Unión, construidas bajo las cenizas de la barbarie nazi. Hoy el tirano nos recuerda esa barbarie en la cara de las madres y los niños que tienen que abandonar su hogar, mientras sigue con su plan de desestabilización de Europa cerrando el grifo del gas. El reto es de tanta envergadura como para que la petición de unidad del presidente sea respondida de forma favorable.

Unidad bajo un Plan Nacional con más de 16.000 millones de euros, que tiene como objetivos apoyar a la mayoría social ante el aumento del coste de la vida y consolidar la senda de crecimiento iniciada. Con medidas conseguidas gracias a la negociación del Presidente Pedro Sánchez en Europa; como hacer de España y Portugal una isla energética desvinculada del precio del gas, el tope al precio del alquiler a un 2%, la subida de un 15% de ingresos a las familias que reciben el Ingreso Mínimo Vital, la bonificación del precio del combustible o ayudas directas a sectores afectados como el Transporte o la Agicultura y Ganadería, entre muchas otras.

Pueden que existan diferencias de matiz, pero nunca una enmienda a la totalidad a apoyar estas medidas necesarias para las familias españolas. Más viniendo de partidos, como el PP y VOX, que defienden que la solución a todos los problemas es dar más rienda suelta al problema en estos momentos; es decir, dejar que el mercado campe a sus anchas.

Es momento de unidad. Pero lamentablemente lo único que vemos son discursos cortos de mira, con respuestas fáciles a temas complejos. Después de una pandemia que dura dos años, después de una guerra injusta en Europa. ¿Qué más tiene que pasar para que tengamos una oposición a la altura de las circunstancias?




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí