La Navidad está cada vez más cerca. Comienza la época de turrones, polvones y comidas con los seres queridos. Aunque los supermercados ya habían inaugurado la Navidad hace un par de semanas poniendo a la venta los productos navideños, ahora sí podemos afirmar que en tan solo 7 días se celebra la Nochebuena.

Las comidas principales elegidas para las cenas dependen mucho de cada casa en particular, pero si hay algo que no puede faltar en las mesas navideñas son los dulces. Según afirma la OCU, el turrón de chocolate es el postre preferido por excelencia, por lo que la organización ha realizado una comparación entre 17 tabletas de turrón de chocolate crujiente del mercado. El resultado es sorprendente: lo califican de “decepcionante” después de que solo 9 hayan aprobado sus criterios.

Para clasificarlos, se ha revisado la información de la etiqueta, sus ingredientes, las características nutricionales, los aditivos, el precio y, además, han sido catados por un grupo de pasteleros expertos. De este análisis se ha llegado a la conclusión de que 8 de estos 17 totales son “directamente malos”.

Pero, ¿en qué se diferencia una tableta de chocolate de una tableta de turrón de chocolate? Ya de entrada, estos últimos suelen ser más gruesas y más crujientes. Además, mientras que una tableta de chocolate solo tiene como grasa la manteca de cacao, en el caso de los turrones esta se mezcla con otro tipo de grasas vegetales, como aceite de girasol, grasa de palma o manteca de karité.

Esta información es clave para entender una de las razones por las que la mayoría de los turrones no han pasado el filtro de la OCU, y es que solo dos de los analizados se limitan a usar manteca de cacao. Por norma general, se recomienda solo su uso para evitar otras grasas extrañas. Asimismo, todas las marcas llevan aromas añadidos, lo que desvirtúa el propio sabor natural del cacao y de la manteca.

Bajo precio, pero también de baja calidad

A las críticas anteriores se suman los fallos aportados por los expertos pasteleros: la falta de brillo en el chocolate, las mezclas poco homogéneas, el hecho de que el chocolate no se funda en la boca (un aspecto vinculado a la falta de manteca de cacao), la falta de olor, y las condiciones del arroz inflado -en ocasiones está mal repartido, las masas estás duras o se pegan en las muelas-.

Todo este análisis lleva a la conclusión de que la mayoría de los turrones analizados no superan los baremos mínimos de la OCU, aunque la condición favorable que sí cumplen es su precio asequible. Como suele ocurrir, son precisamente las marcas blancas las que cuentan con los precios más bajos. Sin embargo, para la organización “quizás sea más recomendable optar por otros productos más ricos”.

Entonces, ¿cuáles son los mejores turrones de chocolate del mercado? La OCU señala dos opciones que tienen una valoración final media y un precio muy competitivo. En primer lugar, el turrón de chocolate crujiente de El Corte Inglés, del que los expertos destacan su color brillante, un grosor adecuado, un olor que recuerda al chocolate, un crujiente homogéneo y buen fundido en boca, aunque tiene poco sabor. En segundo lugar, el turrón de chocolate Picó, que presenta la mejor composición, ya que usa solo manteca de cacao, en vez de sustituirla por grasas de inferior calidad.

Para acceder al comparador de calidad de los 17 turrones de chocolate de la OCU, haz clic aquí.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí